Después de un agrio debate cargado de tintes ideológicos con la derecha y la ultraderecha del Ayuntamiento de València, los grupos municipales de Compromís y PSOE aprobaron una moción en la que sin ninguna duda condenan «cualquier acto violento realizado en las protestas convocadas en los últimos días y semanas», en las calles y plazas de la ciudad, tras el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél. De paso, mostraron su apoyo inequívoco a la Policía Nacional. De este modo, respondían los socios del Govern del Rialto a la supuesta polémica alentada por PP, Ciudadanos y Vox sobre unas declaraciones atribuidas al alcalde Joan Ribó (Compromís). Los socialistas cerraron filas con Ribó y pactaron una propuesta clarificadora.

La moción aprobada por el Govern del Rialto respalda: "Apoyar a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tanto estatales, como autonómicos y municipales, así como a la Delegación de Gobierno y las medidas anunciadas por esta, entre ellas la apertura de una investigación para esclarecer los hechos acaecidos en las manifestaciones de los últimos días".

En tercer lugar, reitera "el apoyo de este Ayuntamiento a cualquier debate democrático y pacífico sobre las libertades, entre estas la de expresión, y otros derechos democráticos, reiterando el compromiso de esta institución con los valores que representa nuestro Estado Social y democrático de Derecho que recoge nuestro Estatuto de Autonomía así como la Constitución Española". En cuarto lugar, ambos partidos, y por extensión el pleno del Ayuntamiento de València, condenan "las manifestaciones que incitan al odio o la violencia y, especialmente, aquellas de carácter machista y denigrantes para las mujeres como las expresadas por Pablo Hasél".

En quinto lugar se solicita a las Cortes Españolas "la modificación del Código Penal a los efectos de adecuar el contenido de los delitos relacionados con la libertad de expresión y el derecho a la información , a lo manifestado por el Defensor del Pueblo en su informe de 2019". Y en sexto lugar, reclama al Parlamento de España "la modificación de la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana (4/2015), popularmente llamada «Ley Mordaza», reforzando las garantías judiciales y administrativas, garantizando los derechos de reunión y manifestación y no dificultando la libertad de expresión y el derecho a la información tal como indica el Defensor del Pueblo en su informe de 2019".

Este texto consensuado por los socios de gobierno en el Ayuntamiento de València fue aprobado por Compromís y PSOE, y fue rechazado por Vox. PP y Ciudadanos se abstuvieron pese a que estos dos partidos pedían a la corporación un apoyo sin fisuras a los Cuerpos de Seguridad del Estado, en otra moción que incluía reprobar al alcalde por unas supuestas manifestaciones de éste contra la Policía Nacional.

Tras un debate en el que la concejala del PP María José Catalá acusó a Joan Ribó de "amparar protestas legales y acosar a las Fuerzas del Orden" y le llamó "cobarde" porque su defensa en el hemiciclo estuvo a cargo del vicealalcalde Sergi Campillo y no del propio alcalde. Catalá (PP) mostró, por momentos, su versión más antigua en el hemiciclo de València, y se alineó con Vox. Además, el PP invitó a participar en el pleno a un sindicato policial, Jupol, cuyo secretario regional Sebastián Lozano dedicó la mayor parte de su intervención a desgranar el manual de sabotajes callejeros que emplean los vándalos que se dedican a atacar a los agentes de la Policía Nacional, a destrozar el mobiliario y a reventar las manifestaciones pacíficas. Como se ha dicho, PP, Ciudadanos y Vox llevaron al pleno otra moción propia en la que pidieron la reprobación del alcalde por sus críticas a la Policía Nacional. Esta moción fue rechazada y ya se ha perdido la cuenta de las veces en que se pide la dimisión de Ribó sin éxito.

Ciudadanos llegó a pedir una moción de censura contra Ribó junto a PP y PSOE al tiempo que calificó de "héroes" a los agentes de la Policía Nacional. Fernando Giner sorprendió con un discurso muy duro. Dijo que Ribó "justificó la violencia de los que están en las calles". Eso ocurrió solo tres meses después de que Ciudadanos firmase el Pacto por la Reconstrucción con el propio alcalde, con Compromís y con el PSOE. En verdad, Joan Ribó escribió en su tuit de aquel momento y ha vuelto a reiterar hoy antes del pleno que en la actuación de los Antidisturbios hubo "desproporción policial" y que eso pudo aumentar "la crispación social". Esas son las palabras que escribió y que ha retirado. Esas frases permitieron a Catalá calificar como "antisistemas" a los componentes de Compromís al tiempo que la portavoz popular calificó de "bochorno" la aparición del alcalde en varios medios de comunicación.

Por su parte, el vicealcalde Sergi Campillo (Compromís) se mostró defraudado porque el PP, "la derecha, se ha alineado en esta cuestión con la extrema derecha, de Vox". Campillo acusó al PP y a la derecha "de deslegitimar continuamente a los gobiernos de la izquierda progresista y a las instituciones cuando no gobierna en ellas" y le recordó ante sus continuas críticas a la alcaldía que "en 2015 y en 2019" fue Compromís quien ganó las elecciones "por mucho que los populares y Catalá no lo hayan aceptado", apuntó. Además, lamentó que para el PP cuando en las instituciones hay fuerzas progresistas sea sinónimo de "la demolición del Estado y de la Democracia". Sobre los disturbios en la plaza del Ayuntamiento señaló que han costado "4.000 euros en daños" y censuró a "los grupúsculos violentos que se dedican a reventar las manifestaciones en las que participan miles de manifestantes de forma pacífica". Respecto a otras cuestiones, le recordó a Catalá que su líder Pablo Casado también condenó las cargas policiales del 1de Octubre en Cataluña o que Paco Camps ha dicho alguna vez que el Estado de Derecho "está quebradísimo". Por último, la vicealcaldesa socialista Sandra Gómez defendió el derecho a la libertad de expresión del alcalde Joan Ribó para manifestarse sobre cualquier cuestión y llamó a plantear un debate sobre la revisión del Código Penal y los delitos que tienen que ver con la libertad de expresión. "¿Por qué se puede criticar a políticos, empresarios y periodistas, y no se puede criticar a una institución como la Monarquía", señaló. Gómez también defendió a Ribó al considerar "desafortunado" que los populares y Vox hayan reclamado que el alcalde renuncie a la protección de sus escoltas. "¿Quiere decir eso que el alcalde tiene que estar expuesto a agresiones?", afeó la vicealcaldesa.

En otros asuntos tratados en el pleno se debatió sobre el duro informe del Interventor que ha alertado de múltiples cuestiones a mejorar en las empresas y organismos municipales.

Varapalo. Duro informe de la Intervención sobre las empresas y organismos municipales

La Comisión de Armonización del Sector Público aprobará hoy un protocolo de pagos y de gestión de proveedores para las empresas municipales y organismos autónomos, siguiendo las recomendaciones del informe resumen de la Intervención Municipal correspondiente a 2020 del que se dio cuenta en el pleno celebrado ayer. Este acuerdo, que anunció el concejal Borja Sanjuán, se toma después de los robos ocurridos en los últimos tiempos en la EMT, el Palau de Congressos y el Palau de la Música, en los que se ha demostrado que faltaron los procesos internos de estas instituciones y de otras como la Fundación Activa. El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, denunció «un problema de control general» en los organismos autónomos y empresas mixtas. A pesar de las sugerencias del informe del año pasado, añadió Giner, «no se ha presentado ningún plan de actuación». En la misma línea se pronunció la regidora popular Paula Llobet. «Ningún Ayuntamiento ha tenido tres robos por estafa en 15 meses», apuntó la edila del PP en referencia a esos robos. «Y en la intervención de 2019 se hablaba de poner en marcha un plan de acción para subsanar deficiencias. Estaban avisados y no han hecho nada», censuró a los ediles del gobierno municipal. Por su parte, el concejal de Hacienda Borja Sanjuán (PSOE) señaló que ni 24 horas «van a pasar entre que se dé cuenta del informe de Intervención» y hoy  se reúne la comisión de armonización para adoptar los cambios ordenados por el Interventor. «Este gobierno está empeñado en dar soluciones», remarcó.

Declaración. Se pide la modernización de los regadíos de la Acequia Real del Júcar 

El pleno de València ha aprobado por unanimidad una declaración institucional para solicitar la modernización de las infraestructuras de riego de la Acequia Real del Júcar y el caudal que l’Albufera necesita. Esta cantidad extra de agua podría destinarse al Parque Natural. 

Declaración. Solicitan al Gobierno medidas para regular la temporalidad de los interinos

El pleno aprobó también una declaración institucional para instar al gobierno central a cambiar la legislación que permita acabar con el abuso de la temporalidad en la función pública. En el Ayuntamiento de València hay 1.461 personas interinas de un total de 5.049, lo que comporta un 28,94% del total de la plantilla. En algunos casos, además, llevan como interinos más de dos décadas. El cierre de las ofertas de ocupación públicas y la limitación de las tasas de reposición de efectivos hace que la temporalidad sea una de las pocas vías para cubrir vacantes. En la sesión participó la representante del colectivo «Interinos en Acción del Ayuntamiento de València» para agradecer a los grupos municipales «el apoyo unánime al colectivo del personal funcionarial interino» en esta lucha.

Acuerdo. Aprobadas más ayudas para el comercio minorista a petición de Cs

«Nos parecía fundamental que cualquier comercio minorista pudiera acceder a las ayudas municipales sin límite presupuestario y por eso lo hemos propuesto en el pleno. Es una fantástica noticia que se haya aprobado por unanimidad», afirmó el portavoz de Cs Fernando Giner. De este modo, el pequeño comercio recibirá un nuevo apoyo del Ayuntamiento de València. Además, la concejala de Empleo del PSOE Pilar Bernabé ha anunciado también que el próximo 5 de marzo se aprobará otra convocatoria con ayudas para las industrias culturales relacionadas con el mundo fallero.   

Vox. El portavoz solo intervino en la mitad de los puntos del día y no debatió en buena parte del pleno

El portavoz de Vox Pepe Gosálbez rechazó utilizar su turno de palabra en buena parte de los puntos del orden del día del pleno. Algunos sobre temas económicos muy importantes.