Agricultores de l’Albufera han mostrado su indignación por el deseo del Ayuntamiento de València de cobrarles la mitad del gasto en el dragado de las acequias, unos trabajos que según dicen, se vienen haciendo año tras año de manera gratuita. Los arroceros aseguran en los últimos días están recibiendo llamadas telefónicas de la Oficina Municipal de Devesa-Albufera en la que les comunican esa obligación, con el argumento de que las labores de dragado permiten sanear el lago y además se refuerzan las motas (lindes), beneficios ambos que repercuten directamente en los agricultores.

Éstos, sin embargo, aseguran que es un trabajo que lleva haciendo el ayuntamiento toda la vida sin cobrarles y, por tanto, tiene que seguir así. Es más, «nadie ha contado con nosotros para esos trabajos ni sabemos a cómo cuesta la hora», lo que hace la medida del todo «incomprensible».

Así pues, además de expresar su indignación, aseguran que organizarán una ronda de contactos con los grupos políticos para que pidan explicaciones al Govern del Rialto.

El vicealcalde de València, Sergi Campillo, confirmó esas peticiones pero con amplios matices. Según dijo, solo se pretende cobrar a aquellos agricultores que han pedido al ayuntamiento que les refuercen las motas, no al resto. Y considera lógico que si la mota es del ayuntamiento y de los agricultores al 50%, que el coste se reparta de igual forma. «Nosotros ponemos la máquina, pero cada uno debe asumir su parte, porque estamos hablando de dinero público», asegura el vicealcalde.