Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segundo aviso del Síndic a la EMT por la polución de las nuevas líneas del centro

Ángel Luna recuerda a Ribó y Grezzi que no han tomado medidas desde que les requirió hace un mes

El intercambiador de la calle Xàtiva acapara todas las quejas de los vecinos. | M.A.MONTESINOS

El intercambiador de la calle Xàtiva acapara todas las quejas de los vecinos. | M.A.MONTESINOS

El Síndic de Greuges de la Comunitat Valenciana, Ángel Luna, ha vuelto a enviar una segunda advertencia al alcalde Joan Ribó y al concejal de Movilidad Sostenible y presidente de la EMT Giuseppe Grezzi para que tomen medidas inmediatas «para reducir al máximo la contaminación acústica y atmosférica existente» en la zona de la Finca de Hierro (calle Xàtiva) por el intenso tráfico de autobuses que ha generado la reordenación de líneas de la EMT en el centro de València. El Alto Comisionado de les Corts recuerda al Ayuntamiento de València, que ha pasado más de 1 mes desde que le conminó a tomar medidas contra la polución y los ruidos que sufren los vecinos de las calles Xàtiva, plaza de San Agustín y Cobertizo San Pablo por el paso constante de autobuses de la EMT y por «la estación encubierta» de buses -el intercambiador- que se ha creado en el carrer Xàtiva, tras la modificación de las líneas de la EMT que aplicó Grezzi el 23 de marzo del año pasado.

Luna atendió la queja de un vecino e instó al Ayuntamiento de València a que adoptase medidas correctoras para «proteger el derecho a la inviolabilidad del domicilio y los derechos constitucionales a la protección de la salud, a un medio ambiente adecuado y a una vivienda digna que tienen las personas allí residentes y los alumnos del IES Lluís Vives».

El Síndic advirtió al consistorio que el aumento del tráfico en la zona -en las calles Xàtiva, plaza de San Agustín y Cobertizo San Pablo- «ha quedado demostrado», pues los informes que ha remitido la EMT al Síndic de Greuges reconocen que «el número de expediciones de transporte público en el entorno ha aumentado de las 1.671 de 2019 a las 2.247 actuales», es decir, las 18 líneas han multiplicado el número de servicios. Además, relataba la institución autonómica, «el autor de la queja denuncia que con posterioridad a la modificación de líneas -aplicada en marzo-, circulan y paran un total de 3.686 autobuses» en las dos calles mencionadas y a la altura del Colegio Lluís Vives, justo en el patio de recreo. Por tanto, concluía que circulan «631 buses más entre las 2 paradas». Sin embargo, de momento ni Ayuntamiento ni EMT han tomado cartas en el asunto ni le han comunicado al Síndic qué medidas van a adoptar, tal como este les exigió.

Compartir el artículo

stats