Hoy martes se ha constituido la comisión de apartamentos turísticos del Consell Municipal de Turisme presidido por el concejal de Turismo, Emiliano García, en la que ha participado la Federació d'Associacions Veïnals de València (FAAVV), con su presidenta, María José Broseta, a la cabeza, y con el adjunto de la mesa del ocio vecinal, Toni Cassola, junto a representantes del sector de los apartamentos turísticos y hotelero. En la reunión se han dado a conocer los avances de la futura ordenanza de vivienda de alquiler ocasional y un estudio de dimensionamiento de la oferta de Viviendas de Uso Turístico (VUT) en la ciudad, dos documentos que todavía se encuentran en un estado avanzado de desarrollo de fase de estudio.

En este sentido, tal como informan fuentes de la Federación de Asociaciones de Vecinos "ha constatado que la oferta de alojamiento en VUT ha crecido un 150% desde 2017, que este tipo de alojamiento supera a la oferta hotelera en la ciudad, así como que cerca del 40% de la oferta actual de VUT es “no es reglada”, es decir clandestina al no figurar en el registro autonómico y carecer por tanto de informe de compatibilidad del Ayuntamiento de València". De hecho, "con este informe de compatibilidad tan solo hay unos 200 inmuebles".

Por su parte la Federación ha llamado la atención sobre la urgencia de habilitar "un plan de “normalización” de la oferta y la necesidad de contener la enorme presión especulativa existente sobre las viviendas de uso residencial". Por este motivo, la entidad ha trasladado la necesidad de llevar adelante las siguientes medidas:

Plan para el dimensionamiento de la oferta de VUT en la ciudad

Propuestas de la FAAVV de València para su consideración en la comisión no permanente de apartamentos turísticos del Consell Municipal de Turisme con la finalidad de "redimensionar" y “normalizar” la actividad de las VUTs en la ciudad:

  1. Crear un registro accesible donde figuren las declaraciones concedidas y en trámite.
  2. Localizar las acreditaciones de compatibilidad en el geoportal de urbanismo
  3. Identificación de la actividad en los portales del edificio. Indicando número de puerta, número de registro y referencias de contacto.
  4. Formular una invitación a los propietarios de viviendas de uso turístico a que soliciten la declaración de compatibilidad en cumplimiento de la normativa del PGOU.
  5. Incentivar el pase de VUT al alquiler residencial con una ayuda económica durante 5 años con rentas limitadas. [120.000€ permitirían financiar 100 viviendas de renta limitada a lo largo de 5 años]
  6. Plan de inspección para evitar VUT ilegales, comenzando por aquellos que tienen denuncias vecinales o en zonas saturadas.

¿Porqué realizan estas propuestas?, desde la Federación de Vecinos

Es evidente que este tipo de alojamiento es "un producto de consumo bien valorado y apreciado por el turista, no hay mas que ver la enorme presión que las expectativas de negocio provoca en el mercado inmobiliario. Edificios enteros con vecinos dentro vendidos a inversores globales y fuga de la vivienda de alquiler son las consecuencias no siempre visibles mediáticamente, las más de las veces silenciosa", subrayan los portavoces vecinales.

Para preservar la calidad de la oferta, pero sobre todo para regularla y gestionar sus efectos adversos en los barrios de la ciudad, "es necesario adoptar un plan de medidas que al tiempo que contribuyan a cuantificar, a evaluar su dimensión real, homologuen normativamente la oferta de VUT". Esta ordenación debe contemplar también "incentivos para evitar la saturación que ya se observa en algunos barrios históricos".

Estos incentivos están dirigidos a recuperar VUT "para la oferta de vivienda en alquiler con renta limitada o bien aumentar las cargas contributivas a las viviendas residenciales vacías, como ya anunció el concejal Borja Sanjuán, o que se dediquen a usos terciarios".

"Es igualmente necesario prestar especial atención a la conflictividad y a las situaciones de desahucio inmobiliario en edificios residenciales que cierta falta de tutela administrativa provoca", subrayan los vecinos. El Ayuntamiento debe dotarse de medios para frenar los desahucios y poner coto a los padecimientos de muchos vecinos que conviven con las molestias que ocasiona una oferta al margen de la legalidad urbanística.

Recientemente, Amics del Carme convocó una acción-protesta en la calle Sendra, contra la proliferación ilegal de los apartamentos turísticos en el Carmen. El colectivo vecinal ha denunciado en reiteradas ocasiones que las viviendas turísticas están expulsando del centro histórico al vecindario dado que provocan un aumento del precio de los alquileres, que aleja del mercado del alquiler asequible a los habitantes de toda la vida del barrio o a los jóvenes que pretenden iniciar una vida en el Carmen pero no tienen recursos para pagar precios tan altos.

La entidad exigía que el Ayuntamiento de València, y en particular a la Concejalía de Urbanismo, que dirige la vicealcaldesa Sandra Gómez, «hagan frente a esta lacra que sufre Ciutat Vella que es un grave factor de gentrificación». «Reiteramos nuestra propuesta para inspeccionar la actividad de no menos 800 viviendas vacías o dedicadas a la actividad turística en lugar de acoger los vecinos», decían entonces.