30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un zoco artesanal para la València del siglo XXI

Fachada de los Santos Juanes con sus "covetes"

Fachada de los Santos Juanes con sus "covetes" Fernando Bustamante

Las “covetes de Sant Joan” son un conjunto de 19 locales comerciales, de apenas 10 metros cuadrados de superficie y techos abovedados construidos en 1700 y adosados a la fachada barroca de los Santos Juanes. Estas tiendas-cueva, en las que se vendía cerámica, antigüedades y chatarra y otros objetos, han estado cerradas  y sin uso durante años hasta que la asociación Recuperem les covetes”, apoyada por el Ayuntamiento de València, ha puesto en marcha una iniciativa para recuperarlas y volver a ponerlas en uso como mercado tradicional de artesanía. Una actuación que se dio a conocer en 2019 y que ahora coge impulso al hilo de las obras de reurbanización y peatonalización de las plazas de Brujas y el Mercat, que arrancarán en mayo.

Las covetes eran una fuente complementaria de ingresos para la Iglesia de los Santos Juanes (anteriormente Sant Joan del Mercat) y tras la desamortización pasaron a manos de propietarios privados. La iglesia conserva una de las cuevas, aunque la mayoría son ya propiedad privada. Estos locales comerciales únicos estuvieron en uso hasta finales de los años 80.

Imagen histórica de los locales comerciales ubicados en el subsuelo de la iglesia

Pese a estar declaradas Bien de Interés Cultural, como la propia iglesia, su deterioro avanza, pese a los esfuerzos de algunos propietarios por mantenerlas en condiciones. «Recuperem les Covetes» ha fichado al arquitecto Carlos Campos para redactar el proyecto técnico de intervención para las “covetes”, el primer paso para su recuperación y vuelta a la vida. 

“Les covetes” fueron construidas entre 1700 y 1702 por el escultor valenciano Leonardo Julio Capuz. Además de esta construcciones tan singulares, Capuz es el responsables de introducir la columna salomónica en la Comunitat Valenciana. Al igual que sucede en otras ciudades, este tipo de construcciones abovedadas y semienterradas aprovecharon la tribuna adosada a la iglesia, que desde un primer momento las utilizó con fines comerciales para rentabilizaras y procurar pingües beneficios a la parroquia. Principalmente funcionaron como chatarrerías y tiendas de viejo, pero también albergaron transacciones comerciales y artísticas.

Visita a los orígenes de les covetes de Sant Joan de València Arturo Iranzo

La singularidad de los Santos Juanes no escapa a nadie y son pocos los turistas que pasean por el entorno de la Lonja que no se paran ante esta pintoresca fachada barroca interesados por los misterios de sus "covetes" . Para muchos expertos, estas cuevas son como fósiles vivientes de los antiguos establecimientos comerciales de las casas que se abrían a la calle en la antigua Roma. El caso de València no es único y la tradición de estos establecimiento bebe de la esencia comercial de los antiguos zocos árabes. De hecho, los mismo expertos apuntan a las similitudes que les 'covetes' con las tiendas-taller de zocos como, por ejemplo, el de Marrakech.

Les covetes evocan las antiguas tiendas romanas y los zocos como el de Marrakesh

decoration

Un ejemplo más cercano de templo religioso con galería comercial estaría en el convento de San Felipe el Rea, un antiguo cenobio madrileño, ya desaparecido, ubicado junto a la Puerta del Sol. Para salvar el desnivel del suelo, el cenobio fue edificado sobre un gran pedestal, bautizado como Gradas de San Felipe, debajo del cual se situaban una serie de locales o «covachuelas» que servían de mercadillos. Este sería el caso más similar al de los bajos de los Santos Juanes, construidos en la portada de los Santos Juanes recayente a la plaza del Mercat y la Lonja, epicentro durante siglos de la actividad comercial y económica de la ciudad.

Compartir el artículo

stats