El Ayuntamiento de València blindó el centro histórico ante la proliferación de los apartamentos turísticos. Y entonces, los fondos buitre extendieron sus tentáculos e iniciaron operaciones similares en otros barrios de la ciudad. El último ejemplo es el de la calle Turia, donde hay dos fincas con 16 familias pendientes de desahucio para que lo que hoy son sus hogares se conviertan en 32 apartamentos turísticos o en un hotel con 111 camas.

Sin embargo, la concejala de Vivienda del Ayuntamiento de València, Isabel Lozano, ha anunciado que impulsará una medida consistente en aplicar una moratoria de apartamentos turísticos en régimen de explotación hotelera en edificios enteros (de uso exclusivo) en 37 barrios de la ciudad de València con el objetivo de «paralizar movimientos especulativos de fondos buitre y grandes corporaciones que para desarrollar su actividad expulsan al vecindario de los barrios de la ciudad, como es el caso de ahora de la calle Turia, con expulsión no sólo de vecindario sino de negocios que hacen una función social y de arraigo en el barrio como es el caso de una escoleta».

Así, la concejala Lozano propone suspender la tramitación y el otorgamiento de las licencias y declaraciones responsables de obras y actividades para la implantación de nuevos apartamentos turísticos en régimen de explotación hotelera en edificios de uso exclusivo que se soliciten en las zonas de calificación urbanística de Centro Histórico Protegido (a excepción de las que tengan Plan Especial aprobado) y calificación urbanística de Ensanche.

Se trata de una medida que la concejala de Vivienda, Isabel Lozano, quiere aprobar en el pleno municipal correspondiente al mes de abril para que entre en vigor lo antes posible. La moratoria, que puede aplicarse durante un plazo de dos años, sería una medida transitoria a expensas de estudiar en profundidad la modificación puntual el PGOU de València para aplicar estas modificaciones de manera definitiva.

Las Zonas de Calificación Urbanística afectan a los barrios de Botànic, Arrancapins, Nou Moles, Soternes, la Petxina, La Roqueta, Pla del Remei, Russafa, Gran Vía, Mont-Olivet, En Corts, Na Rovella, la Fonteta Sant Lluís, Patraix , la Raiosa, Cruz Cubierta, parte de San Marcel•lí, la Amistat, Albors, Camí Fondo, la Creu del Grau, Ayora, una parte del Grau, la Vega Baja, parte de la Malva-rosa y Mestalla, Exposición, buena parte de Benicalap, Benimàmet y Benimaclet, San Isidro, Orriols, Torrefiel, buena parte de San Antonio, Tormos, Marxalenes y Tendetes.

El objetivo es evitar situaciones como las que ya se están viviendo en Madrid o Barcelona.