Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Batalla judicial para evitar que los vecinos de l’Horta y València paguen 8 millones

El presidente del ente, Sergi Campillo, confía en no repercutir el coste en la Tamer y estudia rescindir el contrato por «enriquecimiento injusto»

Planta de tratamiento de la Entidad Metropolitana de Residuos (Emtre) | M.A.MONTESINOS

El juzgado de lo contencioso-adminitrativo número 1 de València ha ordenado en un auto de ejecución de la sentencia de 26 de febrero, a la Entidad Metropolitana de Tratamiento de Residuos (Emtre), -el organismo que gestiona el tratamiento de la basura urbana de 50 municipios, incluido València, del área metropolitana-, el pago de ocho millones de euros a la UTE los Hornillos en compensación por la disminución de la basura que está llegando a la planta de Quart de Poblet.

Un auto de ejecución de sentencia que ha caído como un jarro de agua fría en la Emtre, que tendría que repercutir los costes en la tasa (Tamer) que paga el ciudadano y que ya ha sido recurrido ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

El auto judicial da la razón a la UTE los Hornillos, -que hasta la construcción de la nueva planta de Manises en 2012 tuvo el monopolio del tratamiento de la basura-, y fija en ocho millones de euros la cuantía a pagar por los ayuntamientos a la UTE por no ingresar la basura estipulada en los pliegos de condiciones del servicio aprobados en 2005y revisados en 2013 para redistribuir las basuras entre las dos plantas existentes.

La Emtre asegura que hará todo lo posible para evitar el pago de la indemnización que reclama la Unión Temporal de Empresas (UTE) que gestiona la planta de los Hornillos, en Quart de Poblet. Si finalmente el TSJ no estima su recurso de apelación activará un proceso de compesación de deuda para reclamar a la citada UTE ocho millones de euros, la misma cantidad que reclama la concesionaria, en compensación de deuda por la revisión de precios públicos correspondiente al periodo 2014-2017. Para los ayuntamientos de la Emtre, la imdemnización que reclama la UTE, -que de momento cuenta con varias sentencias a su favor-, no es asumible y se traduciría en un incremento considerable en el recibo domiciliario convencional que ya supone unos 150 euros al año para los hogares.

La indemnización de ocho millones corresponde a un período de cuatro años y podría aumentar si la empresa reclama también el pago de otros años. En todo caso, con el contrato del tratamiento de la basura en las actuales condiciones, los ayuntamientos tendrían que hacer frente cada año a un gasto extra de hasta cinco millones de euros para compensar a la empresa por la basura que está dejando de tratar. En el recurso, la Emtre aduce que la empresa sí está tratando las 400.000 toneladas estipuladas en el contrato, en contra de lo que asegura la UTE de los Hornilos. La discusión está en si los residuos de ecoparques y voluminosos computan. La Emtre sostiene que sí, mientras que la concesionaria solo computa lo que entra por contenedor, lo cual arrojaría un déficit de 150.000 toneladas de basura.

Aduce además la Emtre que en 2013 se hizo una estimación de la basura a tratar (400.000 toneladas) muy por encima de la realidad actual, donde la basura por el reciclaje y la concienciación ambiental va en retroceso.

Se hizo una estimación para un área metropolitana de dos millones de habitantes y ahora apenas llega a 1,6. «No podemos invertarnos la basura», apuntan fuentes de la Emtre, que recuerdan en el recurso de apelación que en los contratos públicos existe el componente de «riesgo y ventura» que Hornillos no quiere asumir.

Sospechas de corrupción

Durante la pandemia la generación de basura ha bajado de manera considerable, lo que sumado a las normativas europeas que fomentan el reciclaje y la economía circular está reduciendo la basura que se genera, argumenta la Emtre, que destaca además en su recurso que hay un proceso judicial por sospechas de corrupción internas en la UTE demandante por lo que se pide la suspensión del proceso.

La sentencia ha generado gran «preocupación entre los municipios». Los ocho millones que ahora se reclaman corresponden al período 2016 y 2019. La UTE también ha ganado en primera instancia los contenciosos por la merma de ingresos en 2020, 2013 y 2015, lo que podría elevar la cuantía a 20 millones de euros.

«Todo esto es consecuencia de unos contratos mal diseñados». La Emtre, que gestiona la basura a través de las plantas de los Hornillos, en Quart, y la planta de Manises (que de momento no ha pedido compensaciones por la disminución de la basura tratada), ha encargado un estudio económico y jurídico para revisar los contratos y estudiar la rescisión de los contratos de Hornillos por enriquecimiento injusto.

«Si tenemos que asumir un déficit de 150.000 toneladas de basura se repercutirá en la Tamer porque es la única fuente de ingresos del Emtre», indican fuentes del organismo metropolitano. «Con esta tasa se paga el servicio», añaden. Si el TSJ vuelve a dar la razón a la UTE serán cuatro o cinco millones más todos los años y quedan diez de contrato.

Compartir el artículo

stats