El alcalde, Joan Ribó, ha dado a conocer esta mañana los usos que tendrá el Monasterio de San Vicente de la Roqueta una vez concluidas las obras de consolidación del histórico cenobio ubicado en la calle San Vicente. El edificio se destinará a usos culturales y parte del mismo se cederá para uso de la Asociación Vicentina. En la planta baja se habilitará una zona de exposición de los restos arqueológicos y la historia del monasterio de la Roqueta, estrechamente vinculada a la tradición vicentina, del cenobio. Las plantas primera y segunda se destinarán a dependencias municipales, en concreto, se traladarán allí los servicios de Acción Cultural y Patrimonio, que actualmente están dispersos en dependencias de la calle San Francesc y de la propia Casa Consistorial.

Interior del monasterio de la Roqueta (2ª planta) que albergará usos administrativos

La adaptación del edificio, después de las obras de consolidación, a las que se han destinado más de tres millones de euros, costará 1,5 millones de euros, según ha explicado la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez.

El vicealcalde, Sergi Campillo, por su parte, ha explicado que las dependencias municipales actuales de la casa consistorial y la Tabacalera se han quedado pequeñas. Con el traslado de los servicios de cultura a la Roqueta se libera espacio en las actuales dependencias municipales. Campillo ha anunciado que se impulsará un plan director para reorganizar los espacios y dar cabida a los nuevos funcionarios.