Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La polución castiga a los vecinos de 33 grandes avenidas y plazas de València

Los residentes en San Isidro, la avenida del Cid, la rotonda de los anzuelos, Pérez Galdós-Cuenca, plaza de España y la avenida de Cataluña-Blasco Ibáñez respiran un aire muy contaminado respecto a lo recomendado por la Organización Mundial de la Salud

Atasco en la avenida del Cid, una de las principales vías de entrada y salida a València. | J. M. LÓPEZ

Los vecinos de 33 de las 49 grandes vías, avenidas y plazas de València respiran cada día aire contaminado en porcentajes muy preocupantes. Las mediciones efectuadas por la Plataforma València per l’Aire correspondientes al período 2017-2020, muestran que en un 67% del total de las calles y plazas de la capital valenciana se registran valores de dioxido de carbono NO (gases contaminantes) por encima de los 40 microgramos/m3, el umbral máximo recomendado por la Organización Mundial de la Salud.

Tal como muestra el cuadro anexo, los valencianos que viven en San Isidro y Vara de Quart, en la entrada desde la CV 36 de Torrent son los que respiran un aire de peor calidad. Casi tres veces más contaminado que lo que marca la OMS: 91,2 microgramos. Les siguen en esta clasificación tan negativa, los residentes en la Avenida del Cid (83,4), los de la V31- rotonda de los Anzuelos (81,4) y los de Pérez Galdós-Cuenca (76,1). En el listado de espacios urbanos más contaminados destacan también Plaza de España, Avenida de Cataluña-Blasco Ibáñez, la Serradora-Avenida del Puerto y Ángel Guimerá-Palleter.

Según afirma el portavoz de València per l’Aire José Manuel Felisi «estos datos demuestran que las entradas principales a la ciudad, están mucho más contaminadas y los ciudadanos que viven en estas zonas están condenados a respirar un aire de peor calidad». Para esta fuente, «solo si quitas coches de la ciudad, se puede atajar de verdad el problema», afirma. «Lo demás, todo lo que no sea quitar el tráfico rodado de las entradas» y de las vías más masificadas «son parches».

Un ejemplo de que la pacificación de plazas y la apuesta por las zonas peatonales funciona contra la contaminación atmosférica lo tenemos en el mismo gráfico. En los últimos años, desde la llegada al gobierno municipal de Compromís-PSOE, se han establecido restricciones al tráfico en enclaves como la Plaza de la Reina, la Plaza del Doctor Collado, la Plaça del Tossal o en València Centro. Todas ellas están por debajo de los parámetros considerados peligrosos por la OMS.

La polución castiga a los vecinos de 33 grandes avenidas y plazas de València

El informe constata que las entradas a la capital, los cruces y las plazas -por ese orden- son los peores lugares para vivir. Los valores medios de todos esos lugares superan las recomendaciones de las autoridades sanitarias mundiales. Las mediciones referidas han sido efectuadas por la plataforma València per l’Aire y Mesura, y contrastadas con los datos de la Conselleria de Transición Ecológica y Emergencia Climática. Los resultados indican «claramente una mejora de la contaminación en toda la ciudad desde 2004 hasta 2020».

De hecho, en los últimos 14 años, desde 2007, los valores medios están para València en su conjunto por debajo del umbral de riesgo sanitario fijado por la OMS. José Manuel Felisi califica de «histórico» este estudio que por primera vez ha permitido analizar la calidad del aire que respiran los valencianos en una secuencia de casi 2 décadas. Un dato muy positivo es «la reducción» de la polución en una tendencia continua descendente desde 2017 cuando la media se situó en 30,1 microgramos de de dioxido de carbono y ha ido cayendo hasta 2020 sucesivamente: 27,1 (2018), 24,9 (2019) y 19 (2020).

El último dato hay que valorarlo con precaución porque el confinamiento -entre marzo y mayo- redujo la movilidad de manera sustancial en toda la capital.

La polución castiga a los vecinos de 33 grandes avenidas y plazas de València

Compartir el artículo

stats