El pleno del Consell validó ayer la declaración de emergencia de las obras para la reparación del aliviadero submarino de Vera de València, cuya avería podría provocar emisiones en las aguas litorales en el entorno de la Malva-rosa. El presupuesto aprobado para esta nueva reparación del emisario submarino (la última se hizo en 2019) que lleva mar adentro las aguas no residuales pretratadas de los barrios del norte supera los 100.000 euros

La entidad de saneamiento (Epsar), que gestiona el mantenimiento del emisario, de titularidad municipal, propuso declarar de emergencia la reparación de la fuga ante un posible desprendimiento que afectaría a la navegación en la zona, muy transitada por la presencia del puerto.

La resolución del Consejo de Administración de la Epsar, con fecha 17 de marzo de 2021, declaró la emergencia de la obra indicada, así como su correspondiente dirección facultativa, por un presupuesto total estimado de 102.980 euros.

Junto con la declaración de emergencia de las obras de reparación del aliviadero, el pleno del Consell validó ayer también la urgencia para la contratación de la dirección facultativa.