30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La CHJ no ve viable el plan estrella de Ribó para renaturalizar el Turia

El nuevo presidente enfría el plan para construir un gran espacio lúdico en el nuevo cauce

Una de las figuraciones del futuro parque del nuevo cauce del Turia.

Una de las figuraciones del futuro parque del nuevo cauce del Turia. levante-emv

El nuevo presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), Miguel Polo, no ve viable «ni a corto ni a medio plazo» el proyecto promovido por el Ayuntamiento de València, y en especial, por su alcalde, Joan Ribó, y por el vicealcalde Sergi Campillo, para acometer la renaturalización del nuevo cauce del Río Turia y convertirlo en un gran espacio verde para disfrute de los ciudadanos. Así lo manifestó ayer el nuevo responsable del organismo de cuenca dependiente del Ministerio de Transición Ecológica en unas declaraciones realizadas a Radio Valencia Cadena Ser. La renaturalización del nuevo cauce del río Turia es uno de los planes estrella que han presentado Ribó y Campillo para rediseñar la València del futuro, bajo unos ambiciosos parámetros ambientales.

Las declaraciones realizadas por el nuevo presidente de la CHJ Miguel Polo demuestran un cambio de criterio respecto a su antecesor en el cargo, Manuel Alcalde, quien se ha jubilado, y enfrían las pretensiones del consistorio del cap-i-casal respecto al nuevo cauce del Turia.

Hace varios meses, Ribó y Campillo se reunieron en la sede de la CHJ con Manuel Alcalde y departieron con él sobre varias cuestiones relacionadas con València y con l’Albufera. Entonces, a preguntas de Levante-EMV, el presidente de la CHJ sí señaló que el Gobierno de España apoyaba el proyecto propuesto por el Ayuntamiento. Sin embargo, ayer Miguel Polo recordó esa visita de Ribó a la CHJ para mostrarles este proyecto. Aún así calificó el plan de «esbozo» en el que «queda mucho por trabajar» y para el que «hace falta mucho dinero». No en vano, esta obra hidráulica se hizo con «un encauzamiento duro, con una solución propia de otra época», y con hormigón a los dos lados que costaría mucho dinero retirar.

A eso hay que sumar que a ambos lados del río está la V-30, lo que supone una barrera de acceso a este entorno. Todos estos problemas, más la necesidad de priorizar las inversiones en otras obras más necesarias hacen que: «Me cueste mucho visualizar a corto y medio plazo, este proyecto», dijo el presidente de la confederación.

Compartir el artículo

stats