30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El polideportivo de Sant Isidre estará en 2022 y acaba con años de reivindicación

El ayuntamiento licita un proyecto con línea moderna que se quiere acabar en año y medio

La fachada del polideportivo destaca por sus líneas modernas.  | LEVANTE-EMV

La fachada del polideportivo destaca por sus líneas modernas. | LEVANTE-EMV

El nuevo Centro Deportivo San Isidro será una realidad, si todo marcha de acuerdo con el calendario previsto, en la temporada 2022-23 y permitirá dotar al barrio de una instalación amplia y adaptada a las necesidades por población. Tanto es así que en la actualidad tan sólo existe el pequeño pabellón, que no es de gestión municipal, entre las antiguas casas del barrio y las cocheras de la EMT. A efectos geográficos, ni siquiera el campo de fútbol de la Rambleta es de Sant Isidre, puesto que se encuentra dentro del distrito de Camí Reial.

Se trata de un edificio de planta nueva, en forma de «L», que ocupará un solar entre las calles Rafael Bartual y Mariano de Cavia, donde ahora mismo tan sólo hay una central de Policía Local.

De momento se ha anunciado ya el procedimiento para la licitación de las obras por un importe global de más de 3 millones de euros y la intención sería que las obras empezaran en el último trimestre del año. De este modo, el barrio hace realidad una antigua reivindicación respecto a la construcción de un centro que permitirá desarrollar la actividad deportiva de los mayores y al mismo tiempo potenciará el asociacionismo deportivo entre los más jóvenes. Se trata de uno de los proyectos más ambiciosos de la delegación de deportes, tanto por la dotación como por el hecho de ser una obra nueva.

Pensando en el baloncesto

«Se trata de una actuación consistente en la construcción de un pabellón con pista polideportiva para deportes de pista como son fútbol sala, balonmano, baloncesto, hockey sala, voleibol y bádminton, entre otros; una sala fitness y una sala deportiva», señaló la concejala de Deportes, Pilar Bernabé. En principio, a esta instalación se desplazaría el Club Baloncesto Petraher, dado que se trata de un edificio totalmente adaptado y este club, además de una escuela con multitud de equipos, tiene una importante formación de baloncesto en silla de ruedas.

Vuelve el rocódromo

Además, las obras también contemplan una sala de escalada con rocódromo cubierto. Así se recupera el espacio existente en su momento en las instalaciones deportivas al descubierto que se encontraban entre las cocheras y el cementerio general -en concreto, en la trasera del frontón- y que fueron demolidas años atrás. La pretensión es que esta actuación, que se realizará en un plazo de 12 meses, esté en funcionamiento para la temporada deportiva 2022-23. «El polideportivo de San Isidro será una realidad en breve y cumplirá con una reivindicación histórica de este barrio en lo referente a una instalación deportiva que no tenía y que muy pronto tendrá. A partir de ahora empieza todo el proceso de licitación y cuando finalizo el proyecto los ciudadanos de San Isidro podrán disfrutar por fin de unas instalaciones deportivas tan demandadas».

El presidente de la Asociación de Vecinos San Isidro, José Luis Ceballos, ha destacado que «estamos muy contentos porque por fin se han iniciado los trámites para contratar el centro deportivo del barrio, que es una reivindicación que llevamos muchos años realizando. Nuestro deseo es que al final de año podamos ver las obras iniciadas y en breve disfrutar de este proyecto».

Compartir el artículo

stats