El PP de València llevará a la comisión de Hacienda del lunes una moción para reclamar bonificaciones para hosteleros, comercios y negocios que estén afectados por las obras del entorno del Mercado Central y la Lonja, que se inician mañana. En la moción presentada por el concejal del PP, Santiago Ballester, “instar a la delegación de Hacienda del Ayuntamiento para que bonifique al 95% el IBI a aquellos locales comerciales afectados por las obras reurbanización en los entornos del Mercado Central, la iglesia de los Santos Juanes, la plaza Brujas y la Lonja”.

“El Gobierno de Ribó y PSOE sólo ha previsto bonificaciones del IAE a los comercios y hosteleros, pero no se han dado cuenta que la mayoría de negocios no pagan IAE al no facturar más de un millón de euros. Por ello, desde el PP pedimos bonificar el IBI que si pagan todos para que llegue a la mayoría que es el pequeño comercio y el hostelero”, afirma Ballester.

Cabe recordar que la medida anunciada por el gobierno municipal de bonificar el IAE está prevista desde las ordenanzas fiscales desde 2014. Por tanto, no es ninguna medida adicional que aprueba el gobierno de Ribó. El PP también ha reiterado la necesidad de paralizar la aplicación de sanciones a los vehículos que entren en Ciutat Vella hasta que finalicen las restricciones de la pandemia del COVID 19 y pueda recuperarse la normalidad. “Pues estas dificultades en el acceso a Ciutat Vella afectarán a esta zona con menor afluencia de clientes a los comercios y hosteleros”.

El concejal Ballester señala que “la pandemia está afectando de manera intensa a diferentes sectores económicos, especialmente los vinculados con el pequeño comercio. Por parte del Ayuntamiento de Valencia se han tramitado ayudas paréntesis para hostelería, ocio, artes escénicas, deportes, actividades de museos, puestos de venta en mercadillos etc”. "Sin embargo, existen multitud de sectores que pese a estar sufriendo sensiblemente los efectos económicos de la pandemia, se les suma los problemas específicos por los cambios de líneas de la EMT derivados de la mala ejecución de la peatonalización de la plaza del Ayuntamiento. Prueba de ello, desde que se ejecutó el cambio de líneas en marzo del año pasado, el paro en la ciudad se ha visto incrementado en un 14%, y en los barrios de Ciutat Vella el incremento es del 20%, muy por encima de la media de la ciudad. Más concretamente, existen barrios como el Mercat que el incremento alcanza el 30%”, añade Ballester.