La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de València aprobará este viernes las justificaciones de varias entidades sociales que han recibido subvenciones de la Concejalía de Servicios Sociales para diferentes proyectos en la ciudad durante 2020, "un año especialmente complicado para muchas personas en situación de vulnerabilidad", según ha apuntado la edil Isabel Lozano, quien ha destacado los convenios firmados con Casa Caridad y la Fundación Anar. Esta última, a través de su teléfono, realizó 518 derivaciones a servicios sociales municipales.

Desde el teléfono 'Anar', de atención a menores y adolescentes en situación de riesgo, que ha recibido una subvención municipal de 9.532 euros, se han atendido un total de 3.406 llamadas durante 2020, de las que el 68 por ciento han sido de carácter especial y han requerido de orientación psicológica, social y jurídica.

"Esto refleja la complejidad de los casos y el crecimiento de la gravedad de estos respecto al año anterior (59% más de casos de carácter especial)", ha explicado la concejala. Se han atendido 245 llamadas de orientación social, que han requerido 518 derivaciones a recursos sociales municipales.

Además, el teléfono 'Anar' ha derivado 394 llamadas a recursos jurídicos municipales, el 100% de los casos para garantizar la protección de las personas menores de edad afectadas. La concejala Isabel Lozano ha dicho que esta subvención "ha cumplido totalmente los objetivos marcados".

El teléfono 'Anar' permite que salgan a la luz casos de gravedad en niños, niñas y adolescentes en riesgo, que sin este recurso podrían estar "en la invisibilidad, especialmente cuando se trata de casos de violencia dentro del hogar". El impacto social que tiene el proyecto es que actúa "de puerta de entrada de los niños y niñas beneficiarios al sistema de protección valenciano". El teléfono 'Anar' (900 20 20 10) está disponible las 24 horas del día todos los días del año.

Respecto al convenio con Casa Caridad, dotado con 900.000 euros, "el objetivo es la atención de personas en situación de sin hogar, hombres, mujeres y menores acompañados de padres o tutores. Con este programa se cubren necesidades básicas y se les propone un plan de inserción individual o familiar a las personas acogidas, que pueden aceptar libre y voluntariamente", ha explicado Isabel Lozano.

Así, se han cubierto las necesidades básicas con 50 plazas de alojamiento y manutención en el albergue de La Petxina, y con 30 plazas en el multicentro de Benicalap con alojamiento y manutención, incorporando en este centro los perfiles de familias y de personas convalecientes que salen de alta hospitalaria y no tienen lugar físico para la convalecencia.

Se ha realizado atención social a todas las personas acogidas y se han cubierto las urgencias sociales con cinco plazas extra por familia en el Centro de Benicalap y 14 plazas extra de emergencia al albergue La Petxina. También se ha podido trabajar las habilidades y capacidades de las personas a través de diferentes talleres en los dos centros, como los de ocupación, de vivienda, de salud y deporte o de informática.

La media diaria de personas acogidas en ambos centros es de 130 personas. El servicio de comedor ha sido reconvertido en reparto de alimentos con motivo de la pandemia. Actualmente están repartiendo alimentos a unas 600 personas.

INCREMENTO EN LAS AYUDAS

La concejala Isabel Lozano ha dado a conocer "el gran incremento presupuestario que han recibido las entidades sociales de la ciudad de València desde que el gobierno de Joan Ribó entró en el Ayuntamiento". Según ha dicho, "mientras en 2015, el PP concedía ayudas tan solo de 2,7 millones entre las delegaciones de Servicios Sociales, Envejecimiento Activo, Igualdad y Cooperación, ahora, solo desde la Delegación de Servicios Sociales se otorgan subvenciones por valor de 4,9 millones de euros, a lo que falta sumar las del resto de delegaciones citadas, que también ofrecen otras tantas ayudas".

Como ejemplo, ha detallado que "Casa Caridad, con quien el Ayuntamiento tiene conveniadas una serie de plazas de alojamiento para personas sin techo y que realiza una gran labor con su servicio de comedor diario, ha pasado de 400.000 euros a 900.000 euros de subvención nominativa con el gobierno de Joan Ribó, más de un 100% de incremento".

"Lo mismo ocurre con el Albergue de San Juan de Dios, que ha pasado de los 350.000 euros en 2015 a 700.000 euros con el actual gobierno del Rialto, y de nuevo hablamos de un incremento del 100%".