"En Tabacalera estamos arreglando un desaguisado que nos dejó el PP, un pelotazo urbanístico heredado de cuando ustedes gobernaban señora San Segundo Ferrer". De esta forma ha contestado la vicealcaldesa socialista Sandra Gómez a la coportavoz del PP de València María José Ferrer San Segundo cuando se ha abordado en el pleno del Ayuntamiento de València el punto 4 -aprobado con los votos del Govern del Rialto- por el que el consistorio queda enterado del acuerdo de la Comisión Territorial de Urbanismo por el que se aprueba definitivamente la Modificación Puntual del PGOU sobre la antigua fábrica de Tabacalera. El debate trató de llevarlo el PP a la falta de empatía de Compromís y PSPV con los vecinos de Penyaroja donde irán las parcelas para compensar a la promotora mientras los socialistas se remontaron a la responsabilidad política de los gobiernos populares de Rita Barberá en este asunto. María José Ferrer reiteró “la voluntad del PP de que el Ayuntamiento llegue a un acuerdo con los vecinos del barrio de Penyaroja para evitar la modificación definitiva del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) que implica la recalificación de dos parcelas como suelo urbanizable que tenían la calificación de escolar y zona verde”. Ferrer denunció "la negativa contumaz a reunirse con los vecinos" y su empeño en no escuchar "a 12.700 personas" de este barrio.

Por su parte, la también concejala de urbanismo Sandra Gómez recordó al PP que si se cumple la sentencia "habría que volver al punto original" de la operación urbanística lo que implicaría derruir las actuales dependencias municipales de Tabacalera además de "pagar 45 millones en concepto de indemnización y solo por lo que está judicializado". Gómez reprochó a los populares que lo que pretenden es "hacer un urbanismo al gusto del promotor" porque "ustedes, el PP, cuando gobernaban hacían un urbanismo a la carta de las empresas constructoras".

Por último, el concejal de Ciudadanos Narciso Estellés reiteró que Compromís y PSPV deberían "haber llegado a acuerdos con los vecinos y con la promotora para rebajar edificabilidades" en Penyaroja. Además, se debería haber trasladado las parcelas para compensar a la constructora a otros puntos de la ciudad donde hubiera parcelas municipales y recordó que el Síndic de Greuges ha señalado "hasta 11 aspectos que se pueden estar vulnerando" con esta operación urbanística ratificada ahora.