Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Facultat de Geografía pide que se conserve el viejo Metropol

Recuerdan que es el único cine anterior a la Guerra Civil

Fachada del cine Metropol, obra de Javier Goerlich, donde se va a construir un hotel. | LEVANTE-EMV

La Facultat de Geografía i Història de la Universitat de València ha expresado su rechazo al derribo del Cine Metropol, un edificio del arquitecto Javier Goerlich que está pendiente de que el Ayuntamiento de València conceda la licencia de obras para construir un hotel y sea derribado. Los últimos movimientos han sido del propio ayuntamiento, cuyos servicios jurídicos entienden que no hay ningún motivo para paralizar esa licencia, y de las consellerias de Cultura y de Memoria Histórica, que tampoco han encontrado valores patrimoniales e históricos que aconsejen lo contrario y han dejado la decisión en manos del consistorio.

Ahora, sin embargo, la Facultat de Geografía i Història de la Universitat de València introduce un nuevo elemento para el debate y se pronuncia en contra del derribo del Cine Metropol, solicitando que las autoridades competentes adopten cualquier medida que evite su desaparición.

Así se acordó durante la celebración de la reunión de la Junta del centro.

Miembros de los departamentos de Historia del Arte, de Historia Moderna y Contemporánea, así como el Aula de Historia y Memoria Democrática de la Universitat de València elaboraron el 20 de mayo de 2020 un informe consultivo sobre los valores histórico artísticos y de memoria democrática del antiguo Cine Metropol de València.

En el informe indicaron la importancia de conservar el edificio del Cine Metropol, al menos íntegramente su fachada, atendiendo a los valores histórico artísticos y de memoria histórica, por la evidente relación que existe entre este edificio y la capitalidad republicana de València durante la Guerra Civil y como lugar de la memoria democrática.

En las conclusiones apuntaban que «nos encontramos ante el primer edificio del arquitecto Javier Goerlich en el que introduce el lenguaje racionalista, que desarrollará de forma más madura en otros edificios posteriores de la ciudad, por lo que se trata de una obra clave para entender la evolución de su estilo».

El informe añade que estas formas racionalistas del edificio se vinculan con la imagen de modernidad que la II República utilizó, así como con la figura de su promotor, Vicente Carceller (editor de la revista satírica La Traca y empresario de espectáculos) que fue detenido en junio de 1939 y fusilado doce meses después por sus ideas políticas.

Entre las razones por las que piden mantener el edificio también apuntan en el informe que no hay ningún cine anterior a la Guerra Civil en pie en la ciudad de València, y su fachada es un símbolo de aquel momento y elemento singular y único, por su aspecto moderno.

Esta imagen de vanguardia fue excepcional entre los edificios que cubrieron esta zona del ensanche valenciano y pieza singular del conjunto de la ciudad. Además, es el único resto superviviente de los cines históricos de la ciudad de València, el modelo del cual remite a la sala de espectáculos integrada en un edificio de viviendas.

La decisión, en cualquier caso, la tiene el ayuntamiento, que podría pronunciarse sobre la licencia en los próximos meses.

Compartir el artículo

stats