Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Parque de Desembocadura acabará el último tramo del cauce y costará 36 millones

El puerto aportará nueve millones de euros al proyecto

Tramo final del Jardín del Turia, al final de la avenida de Francia, con el puerto y Natzaret al fondo | P.M.

La junta de gobierno del Ayuntamiento de València aprobará hoy, a propuesta del alcalde, Joan Ribó, las bases del concurso internacional de ideas para diseñar el futuro Parque de Desembocadura, uno de los proyectos de mejora urbana y ambiental estrella del Gobierno del Rialto. El concurso, al que podrán optar equipos de arquitectura e ingeniería «multidisciplinares» y cuya gestión asumirá la Concejalía de Desarrollo Urbano, comprende un ámbito de intervención que supera al propio parque de Desembocadura, frente a Natzaret, y comprende los tramos pendientes del Jardín del Turia, entre l’Oceanogràfic y el puente de Astilleros.

Mapa del ámbito del concurso internacional de ideas del Parque de Desembocadura-Turia con los cuatro tramos a intervenir | LEVANTE-EMV

Cuatro décadas después del plan de Ricardo Bofill para el Jardín del Turia, salvado por la presión vecinal de convertirse en una autopista urbana, el parque de Desembocadura «es una oportunidad para abordar con nueva mirada integral el final del jardín del Turia», asegura Ribó en la moción impulsora del concurso internacional. Los tramos pendientes de desarrollar del Plan Especial del Turia se integran así en el concurso a fin de «obtener una idea conjunta del final del río en relación con los desarrollos urbanísticos de la Ciutat de les Arts-avenida de Francia, Moreras-II, Cocoteros y Grao».

La superficie a intervenir suma 253.441 m2 y se divide en cuatro tramos, a ejecutar en tres fases. El coste de lo que sería la culminación del Jardín del Turia se cuantifica en 36 millones de euros, de los que el Puerto de València aportará nueve a la primera fase, la del parque de Desembocadura propiamente dicho, con 86.000 m2 de suelos industriales cedidos por el puerto en 2019. Esta sería la primera fase a ejecutar e iría desde Natzaret hasta el puente de Astilleros, con 14,8 millones de euros de presupuesto. Esta primera fase y la fase II, que va desde el puente de Astilleros hasta las vías del ferrocarril de la calle Ibiza, junto al sector del Grao, con un presupuesto de 14,9 millones de euros son las de mayor coste. La más económica, con 6,2 millones de euros, es la tercera, pasado l’Oceanogràfic, donde las cargas urbanísticas son menores.

Para calcular los costes de urbanización, se ha tenido en cuenta el precio pagado en los jardines de Marxalenes, la Rambleta y el Parque de Cabecera (123,8 euros/m2). En el presupuesto se han incluido las cargas de urbanización del soterramiento de las vías del ferrocarril, proyecto pendiente del estudio de propuestas por parte del Ministerio de Transportes, y de la construcción del tramo final del colector, obra hidráulica imprescindible para la regeneración ambiental del tramo final de desembocadura. La idea de recuperar la desembocadura natural a cielo abierto del cauce, cubierta por la citada rotonda portuaria, y una reivindicación de los vecino de Natzaret, no se recoge en las bases.

Compartir el artículo

stats