30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hablar bajito y estar relajados para combatir el coronavirus

Una guía municipal establece las recomendaciones para combatir la pandemia en los locales oficiales del ayuntamiento

Funcionarios de tributos en la casa consistorial. | LEVANTE-EMV

Funcionarios de tributos en la casa consistorial. | LEVANTE-EMV

El Ayuntamiento de València aplicará, a partir del lunes, en las diez juntas de distrito, el protocolo de ventilación de interiores, establecido hasta el momento en las escuelas. Estas dependencias municipales, que serán las primeras en contar con medidores de CO₂ para comprobar la calidad del aire, respetarán todas las recomendaciones de la «Guía de ventilación de interiores». Un documento impulsado por la Concejalía de Participación Ciudadana «para favorecer que el tejido asociativo de la ciudad reinicie su actividad con espacios seguros, y con medidas obligatorias como son el uso de la mascarilla y la distancia social, y otras recomendaciones extraídas de la experimentación como la ventilación natural, continúa y cruzada».

Los medidores de CO2, cuya instalación está prevista para el próximo lunes 3 de mayo, funcionan como un semáforo y de manera muy intuitiva alertan cuando la calidad del aire empeora. Es entonces cuando hay que reducir el número de personas presentes en la sala en cuestión y ventilar el espacio correctamente, tal y como se especifica en la guía.

En concreto, establece diez recomendaciones para el funcionamiento diario. La primera es la ventilación cruzada para que no quede el aire estancado. También el reparto de la apertura entre todas las ventanas del local, y la apertura de puertas y ventanas en las zonas comunes, todo ello cuando las personas estén dentro, aprovechando los periodos que el recinto esté vacío para calentarlo.

También se recomienda la ventilación total del local durante 15-20 minutos de forma periódica y «es aconsejable hablar en voz baja y mantener una actitud relajada». Por último, se recuerda que los locales con menos aforo son más seguros, que comiendo hay que ventilas más al no haber mascarillas puestas, y que cuando hace viento hay que ventilar menos.

Esta guía, realizada por el consistorio y la organización Mesura, está basada en las elaboradas por el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua IDAEA-CSIC con el fin de adaptarla a la realidad del tejido asociativo de València. En todo caso, «el documento también es una herramienta muy útil para la hostelería, oficinas y edificios de uso público, ya que está pensada para reducir las probabilidades de contagio por Covid-19 por vía aérea», puntualizó Valía.

Compartir el artículo

stats