30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las obras de la primera fase del Parque de Desembocadura no arrancarán al menos hasta 2023

El objetivo del gobierno municipal es tener el concurso de ideas y el proyecto técnico en este mandato La actuación para acondicionar el Espacio Natzaret saldrá a licitación en breve por 120.000 euros

Vertidos al último tramo del viejo cauce, que entrará en el futuro Parque de Desembocadura. | F. BUSTAMANTE

Vertidos al último tramo del viejo cauce, que entrará en el futuro Parque de Desembocadura. | F. BUSTAMANTE

La vicealcaldesa de València Sandra Gómez (PSOE) anunció ayer que las obras del futuro Parque de Desembocadura no empezarán hasta el próximo mandato, es decir, a partir de 2023 al menos, mientras que el presente mandato se utilizaría para redactar y aprobar los proyectos técnicos de la obra.

Ayer, Gómez y el vicealcalde Sergi Campillo (Compromís) confirmaron que la Junta de Gobierno del Ayuntamiento ha aprobado las bases de concurso internacional de ideas para diseñar esta infraestructura verde que ocupará 253.000 m2 y que dada su gran extensión, se efectuará por fases. El coste estimado de toda la actuación será de 36 millones y solo el concurso de ideas costará 60.000 euros. Su ganador se conocerá en abril del año que viene.

La primera fase: 86.000 m2

Como recordó Campillo, el Puerto de València, -tal como anunció el alcalde la semana pasada-, aportará 9 millones de euros para la primera fase, que es la correspondiente a los 86.000 m² desde el barrio de Nazaret hasta el puente Astilleros y que tiene un presupuesto total de 14,8 millones de euros. Para el vicealcalde se trata «de uno de los proyectos de infraestructura verde más importantes de la ciudad, que resuelve una deuda histórica con el barrio de Natzaret».

La vicealcaldesa señaló que el objetivo del gobierno municipal es «tener todo cerrado a finales de 2022», en cuanto al concurso de ideas y los proyectos técnicos, para que las obras pudieran iniciarse en el siguiente mandato que arranca a mediados de 2023. El vicealcalde añadió que la primera fase que se acometerá es «la más importante y prioritaria», y hace referencia al Parque de Desembocadura». Campillo subrayó que el Organismo Autónomo Municipal (OAM) de Parques y Jardines está a punto de sacar a licitación el contrato de las obras de acondicionamiento del parque provisional, el llamado Espacio Natzaret, con un presupuesto de unos 120.000 euros. Así, los vecinos «tienen la oportunidad de disfrutar de una zona verde» de 60.000 m², donde estaba la antigua fábrica de Moyresa, mientras se desarrolla el Parque de Desembocadura.

El proyecto integral requerirá de la colaboración de diversos servicios municipales: Urbanismo, el Ciclo Integral del agua -porque integrará la lámina de agua que queda al final del antiguo cauce del Túria-; el OAM de Parques y Jardines -que gestionará el mantenimiento del espacio verde-, y Alcaldía.

La vicealcaldesa resaltó el compromiso que tiene el equipo de gobierno «de saldar la deuda que teníamos con els Poblats Marítims, de norte a Sur: desde la Malva-rosa a Natzaret, pasando por el Cabanyal-Canyamelar». «Y que aunque no ha sido todo lo rápido que habríamos querido, algunas cicatrices ya se están cerrando», finalizó.

Compartir el artículo

stats