El Grupo Municipal Ciudadanos ha desvelado que el equipo de gobierno ha iniciado los trámites para instalar un monolito dedicado al Movimiento 15-M junto a la fachada de la casa consistorial. Algo que la propia formación naranja ha criticado al argumentar su portavoz Fernando Giner que «en la plaza del Ayuntamiento suceden momentos como la bajada de la Senyera el 9 d’Octubre, otros muy destacados de las Fallas, concentraciones contra el terrorismo, el Orgullo LGTBI, concentraciones por a las víctimas de la violencia de género o, hace menos de un año, los actos por las víctimas de la pandemia. También grandes celebraciones como las victorias de nuestros deportistas, del Valencia Basket, el Valencia C.F o el Levante U.D, todo esto es sólo una muestra de la transversalidad y pluralidad de la plaza y la sociedad valenciana» por lo que ha solicitado al alcalde Joan Ribó que «haga las cosas con diálogo y transparencia y que no busque polarizar a los valencianos también sobre este asunto».

Le añade también el hecho de que pretende colocarlo «junto a la fachada de un edificio protegido, como es la Casa Consistorial, sin que exista ningún dictamen de la comisión de Patrimonio. Si se lleva a cabo, presentaremos un recurso de reposición y pediremos que instituciones como el Consell Valencià de Cultura o la Academia de Bellas Artes de San Carlos, den su opinión».

Sobre el proceso usado para la contratación, el portavoz naranja ha denunciado que «Ribó se escuda en la figura del contrato privado, que está reservada para la creación artística o literaria, para concederlo a dedo, y no tramitarlo bajo las normas de la contratación menor, ni pedir más presupuestos».

Para concluir, Giner ha insistido en la «necesidad» de que para «preparar cualquier actividad, exposición o los contenidos ‘históricos’ de un monolito que se pretende instalar junto a la fachada del ayuntamiento, se debería hacer partícipes a la oposición y encargar el texto, con la máxima transparencia, a personas de reconocido prestigio». «Recordemos también que el 15-M fue un movimiento político que, en sus orígenes, era totalmente transversal». La colocación del monolito va acompañada de una exposición conmemorativa de unas jornadas de movilización que se prolongaron hasta junio y que fueron el germen de lo que se consideran, en clave municipal, «ayuntamientos del  cambio».