El alcalde de València Joan Ribó se reunió ayer en el Ayuntamiento con el ministro de Justicia Juan Carlos Campos. Ambos hicieron un repaso de asuntos de actualidad, y Ribó mostró un especial interés en “la necesidad de recuperar el derecho civil valenciano en todo su desarrollo, de forma que tengamos una manera más próxima a la realidad valenciana de resolver las cuestiones que históricamente se han recogido en nuestros Furs”.

El alcalde remarcó la importancia de llevar a cabo estos cambios porque “los valencianos conocen la relevancia y utilidad de unas normas propias, históricas, que se adaptan al siglo XXI para hacernos la vida más fácil, como por ejemplo en materia de testamentaría, y que se amplían a otros ámbitos familiares, económicos, de compra-venta, o alquiler, por ejemplo”.

Según explicó Joan Ribó, “el derecho civil valenciano puede ser plenamente constitucional” y justificó este hecho afirmando que “Galicia, Catalunya, País Vasco, Navarra, Aragón y Balears han recuperado sus códigos tradicionales y los han podido actualizar”. Por eso pidió al ejecutivo central, representado por el ministro de Justicia, “una implicación definitiva por parte del gobierno de España para dar fin a un agravio que sufrimos todavía los valencianos, 314 años después de la anulación de nuestros Furs”.

Conviene recordar que estas normas históricas estuvieron vigentes desde los tiempos de Jaume I hasta el año 1707, en que se promulgó el Decreto de Nueva Planta que abolió las instituciones y leyes propias del Regne de València.