Salir de la reunión con la seguridad de que va a haber fiestas, con las consecuencias que conlleva, es un avance, impensable en otros momentos de la pandemia. Por eso, el presidente de la Interagrupación, Guillermo Serrano, hacía hincapié en aguantar un poco más, tanto como hasta el lunes. «Entendemos las explicaciones, porque dependemos de muchos departamentos y que por eso haya que esperar, aunque sea agotador esperar y pelear por un objetivo que tienes en la mano. Salimos con la conciencia tranquila de que casi al cien por cien vamos a tener Fallas 2021 y creo que llegaremos a buen puerto».

A partir de ahí, a Guillermo Serrano se le preguntó por la mejor opción. «Siempre se ha hablado de julio y de septiembre. Estamos en el mismo objetivo. Lo importante es plantar y quemar y que las actividades se puedan celebrar cuanto más mejor, sabiendo desde el principio que son Fallas Covid. La fecha es menos importante. Lo importante es poder hacerlas». Por otra parte, el avance más rápido será en las sedes: «Todo parece indicar que a partir de la próxima semana empezará ya la desescalada en los casales para poder utilizarlos ya no sólo para trabajos administrativos, sino para empezar a recuperar, como está pasando con el resto de sectores y que en quince o vente días ya puedan albergar actividades, que para la sociedad fallera también es importante».