Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell sigue pagando 7,5 millones al año por el ruinoso circuito de Fórmula 1

Aún faltan tres años para terminar de pagar la infraestructura

El Consell sigue pagando 7,5 millones al año por el ruinoso circuito de Fórmula 1

El Consell sigue pagando 7,5 millones al año por el ruinoso circuito de Fórmula 1

El Circuito de F1 del Grao donde están las «dos calles» o avenidas que según el expresidente y aspirante a la alcaldía de València, Francisco Camps, conectarán la Alameda y la avenida de Francia con la fachada marítima son en la actualidad un espacio degradado y sin uso, conquistado por la maleza y utilizado últimamente como escombrera de obras del entorno. La reutilización del millonario trazado de la Fórmula 1 como trama viaria del futuro barrio del Grao, recogido en el convenio Generalitat-Ayuntamiento de 2010, con objeto de repercutir el coste como carga urbanística, es nueve años después de la última edición del gran premio de F1, cada vez más insostenible dado el deterioro de la infraestructura, vallada y sin apenas mantenimiento por parte del Ayuntamiento de València.

La deuda del circuito, que Camps insiste en reclamar a los promotores del desarrollo urbanístico, y que estos intentan minorar, la está pagando de momento la Generalitat. El Govern del Rialto asumió en 2015 ante el EIGE, actual Entitat Valenciana d’Habitatge (Evha) la herencia del circuito. Ayuntamiento y Generalitat crearon una comisión para concretar los costes repercutibles al PAI con el fin de abaratar costes y reactivar el PAI.

Sin embargo, el bloqueo del alcalde, Joan Ribó, al último diseño del Grao que incluía rascacielos, un paso elevado verde sobre las vías del ferrocarril y conexiones transversales para mejorar la movilidad este-oeste de los barrios del Grao, Natzaret y Moreras mantiene bloqueado «sine die» el sector urbanizable del que deberían salir 43 millones con los que se devolvería parte del préstamo de 60 millones que pidió la Generalitat para pagar el circuito, que al final acabaría costando 89 millones. Un préstamo que está abonando desde 2016 la Generalitat al banco Eurohypo a razón de 7,5 millones al año. Una deuda, de la que se han pagado cinco anualidades (está pendiente la de 2021), esto es, la mitad, unos 35 millones, y que no estará saldada hasta 2023.

La Fórmula 1, que el expresidente Francisco Camps reivindica ahora y asegura que «volvería a repetir», sin embargo dejó una factura mucho mayor, unos 300 millones de euros. Por canon de evento se pagaron 110 millones; por el circuito 89, por las gradas otros 46 y por las retransmisiones televisivas 22. El rescate de Valmor costó a la Generalitat otros 41 millones.

El órdago de Camps a Ribó para que dé cumplimiento al convenio de 2010, en lo que se interpreta como un paso para su vuelta a la política, fue calificado de esperpéntico por el PSPV. Camps ha insistido en redes sociales en que el circuito lo deben pagar promotores y recrimina además a Ribó que «tiene paralizado» el PAI.

Compartir el artículo

stats