Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vicentinos urgen la cesión de espacios en el monasterio de la Roqueta

El ayuntamiento quiere licitar las obras este año

Los vicentinos urgen la cesión de espacios en el monasterio de la Roqueta

Los vicentinos urgen la cesión de espacios en el monasterio de la Roqueta

Las entidades vicentinas cuentan los días para poder ocupar su parte del monasterio de San Vicente de la Roqueta y habilitar un centro de recepción de peregrinos, un espacio que pondría punto y final, con credencial incluida, del incipiente Camino de San Vicente Mártir, que transcurre entre las localidades de Huesca y València. El ayuntamiento les ha reservado un espacio en el monasterio y en la actualidad trabaja en el proyecto de acondicionamiento del edificio, ya restaurado, para trasladar allí servicios de la Concejalía de Cultura y habilitar también los locales dedicados al mártir patrón de la ciudad. Según fuentes municipales, la licitación de las obras, cuyo presupuesto es de 1,5 millones de euros, podría salir a finales de año y estar terminadas a los largo del año que viene.

Estas obras, en cualquier caso, son la última fase de la recuperación de un edificio que está considerado la cuna del cristianismo valenciano y que ha estado al menos tres décadas abandonado y al borde de la ruina. Una vez rehabilitado estructuralmente en la última legislatura, y acabadas las excavaciones arqueológicas incluidas en el proyecto, toca acondicionarlo de acuerdo con los usos que se le van a dar: servicios de la Concejalía de Cultura y un espacio amplio en la planta baja para las asociaciones vicentinas, que llevan años reclamando el edificio para dedicarlo íntegramente al santo pero que aceptan de buen grado el ofrecimiento parcial que les ha hecho el gobierno municipal.

Cerrado ese capítulo, los vicentinos cuentan los días para que se hagan esas últimas obras. Según Francisca Llosa, portavoz de la asociación Valencia Cultural- Vía Augusta y Camino de San Vicente Mártir, su idea es tener un local con mostrador donde recibir a los peregrinos que terminen el camino de San Vicente, así como un espacio audiovisual donde se exponga y proyecten vídeos del propio camino, de manera que se conozca mejor y anime a la gente a hacerlo. El resto se completará con la historia del santo y su importancia en el cristianismo valenciano.

Según Llosa, esas instalaciones debe proporcionarlas el consistorio y ellos esperan que sea cuanto antes para empezar esa promoción del camino. Las entidades vicentinas aportarán la imagen y los vídeos de esa promoción, dice.

El ayuntamiento, por su parte, asegura que el plan está en marcha. Según fuentes municipales, el proyecto lo están redactando los propios servicios del ayuntamiento y a finales de año se licitarán las obras, de manera que podría estar acabado a lo largo del año que viene. Cuando el alcalde de València, Joan Ribó, anunció los usos que tendría el edificio, ya adelantó que su adecuación costaría 1,5 millones de euros.

Compartir el artículo

stats