Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ayuntamiento retoma los trámites para quitarle la licencia al hotel Sidi

El boletín oficial publica la anulación del primer expediente de caducidad iniciado por Actividades

43

De 5 estrellas lujo al abandono: así está el hotel Sidi Saler hoy J.M. López

El tira y afloja entre los fondos de inversión propietarios del hotel Sidi Saler y el servicio de Actividades del Ayuntamiento de València, con Lucia Beamud, de Compromís, al frente, continúa. Los primeros intentan mantener viva la licencia de actividad del hotel, cerrado en 2011, con vistas a una venta de la concesión o reapertura del hotel; y el segundo en su empeño de evitarlo. Mientras, el Servicio de Actividades explicaba ayer a este diario que se ha iniciado un nuevo procedimiento de caducidad de la licencia de actividad del hotel encaminado a impedir la reapertura del establecimiento, ubicado en una privilegiada primera línea de playa del Parque Natural y fuera de ordenación, tras fracasar el primer intento. En paralelo a la tramitación del nuevo expediente de caducidad de la licencia, el boletín del Estado (BOE) publicaba ayer la notificación a los dueños del citado hotel, emblema en su día del lujo, de la caducidad del primer expediente de anulación de la licencia de actividad.

El ayuntamiento ha tenido que echar mano del boletín oficial al no poder localizar a los interesados en el expediente de caducidad de la licencia del Sidi amparándose en la normativa que determina que «cuando los interesados en un procedimiento sean desconocidos, se ignore el lugar de la notificación o bien, intentada la notificación, no se hubiese podido practicar, la notificación se hará por medio de un anuncio publicado en el BOE». Una decisión que sorprende dado que el ayuntamiento y los dueños actuales del hotel (Coral Homes y Divarian) tramitan, a través de un despacho de arquitectura valenciano, desde hace meses el cambio de titularidad del hotel, donde además de manera continuada hay un vigilante jurado custodiando el edificio. La presencia del vigilante permitiría a la propiedad justificar la existencia de actividad por mínima que sea y por tanto la vigencia de la licencia. La demolición del hotel que defiende el alcalde, Joan Ribó, de Compromís, no es plenamente compartida por sus socios de gobierno del PSPV, que han apostado, junto con varios colectivos ciudadanos, por dar nueva vida y uso al hotel aprovechando la infraestructura.

Coral Homes, entidad participada al 80% por el fondo de inversión Lone Star y al 20% por CaixaBank, y Divarian, la marca inmobiliaria creada por el fondo de inversión Cerberus y BBVA, son los actuales propietarios del hotel y llevan, como ha informado este diario, meses maniobrando para que el ayuntamiento reconozca la nueva titularidad de la concesión, que seguía hasta hace poco en manos del anterior propietario, el empresario alemán Manfred Stier, y con ello de la licencia de actividad.

Compartir el artículo

stats