Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Emerge la ciudad "tardorromana"

Los arqueólogos manejan distintas hipótesis, entre ellas, que se trate de una iglesia visigoda

Restos arqueológicos hallados en la plaza de la Reina. | M.A. MONTESINOS

Restos arqueológicos hallados en la plaza de la Reina. | M.A. MONTESINOS

La reforma de la plaza de la Reina de València ha sacado a la luz restos de época romana, como estaba previsto dada la afección de las obras a un entorno donde se superponen capas de distintas épocas de la ciudad, desde la romana y visigoda, hasta la islámica y moderna. A pesar de que el estrato arqueológico quedó muy dañado durante las obras del aparcamiento en los años 70, la zona sigue generando valiosos hallazgos. Los arqueólogos han dado esta semana con los muros de sillares y columnas de lo que sería un edificio público de la época tardorromana con más de 1.500 años de antigüedad, según informó ayer la Cadena SER.

Se trata, según explicaron fuentes del Servicio Municipal de Arqueológica, de «un edificio de entidad». Durante la construcción del parking subterráneo de la plaza de la Reina, que ahora se reformará, ya aparecieron restos de la muralla romana, mientras que en la calle de la Paz y su entorno se han identificado los restos del circo romano. La vecina plaza de la Almoina (Junio Bruto) alberga por otro lado los restos mejor conservados del foro, con las termas y las calzadas (cardo y decumano). Se sabe que en la ciudad hubo hasta cuatro termas en época romana, una de ellas estaría en la plaza de la Reina.

Los muros de sillería que han salido a la luz frente a la Puerta de los Hierros de la Catedral están en perfecto estado de conservación. Los arqueólogos aseguran que todas las hipótesis están abiertas puesto que la zona donde se ha excavado también coincide con el entorno del recinto episcopal de la ciudad visigoda.

Al poco de comenzar las obras de peatonalización de la plaza ya salieron a luz las viejas vías del tranvía que funcionó hasta los años 70.

Los arqueólogos ya anunciaron que en las obras de la plaza está previsto que aparezcan en un primer nivel restos de las construcciones y viales de finales del siglo XIX, así como restos de la antigua plaza del Miguelete, de la antigua plaza de la Reina y de las antiguas calles de Zaragoza, Campaneros y Cabillers por las que circulaba el tranvía, así como sus pavimentos de adoquines de rodeno. Tampoco se descarta que afloren los edificios con fachada a calle Campaneros, cuyos orígenes se remontan a época medieval.

En segundo nivel arqueológico aparecerán viales y construcciones de época islámica.

El tercer nivel correspondería a la época visigoda, a la que pertenecía una moneda de oro recuperada durante la intervención del año 1966.

También era previsible el hallazgo de restos de la ampliación de la ciudad en época romano-imperial, así como la localización de restos de la Valentia republicana, la ciudad fundacional. Es posible encontrar en este punto restos de la muralla republicana que discurriría aproximadamente por la línea que va de la calle Corregería a la calle Cabillers, la relacionada tradicionalmente con la Porta Sucronensis, y sería posible recuperar elementos relacionados con la Via Augusta.

Como objetos arqueológicos muebles cabe la posibilidad de recuperar importantes conjuntos cerámicos procedentes de vertederos o pozos, así como elementos arquitectónicos o inscripciones.

Los hallazgos en la plaza de la Reina se suman a los que se han dado a conocer esta misma semana en la plaza del Ángel durante la restauración de la muralla islámica (siglo XI) donde ha salido a la luz un cementerio medieval y los pavimentos y las cuadras de la antigua Posada del Ángel.

Compartir el artículo

stats