Tras el montaje, numerosos curiosos aprovecharon para hacer fotos al monolito y luego para fotografiarse con él. Mide 1,80 metros, es de color amarillo y lleva una placa metálica con la leyenda alusiva al 15-M y al resto de movimientos sociales. Tiene el mismo diseño que los totems instalados en distintos puntos de la ciudad para señalizar los lugares más significativos de la memoria histórica en la capital valenciana. Está ubicado en la plaza del Ayuntamiento, en un lateral de la acera, enfrente de la Oficina de Turismo.

Por otro lado ya está abierto el montaje de la exposición fotográfica con un gran mural en el que se incluyen diversas imágenes de fotoperiodistas de Levante-EMV como Germán Caballero, Eduardo Ripoll, Miguel Ángel Montesinos y José Aleixandre, además de Marga Ferrer y Pablo Garrigós, que entonces estaban en el diario. La muestra se denomina «Somniar molt i dormir poc: el 15 M a València» y su comisario es Jorge Ramos Tolosa. El texto del mural también es bilingüe, está en castellano y valenciano, y con los códigos QR se puede leer también en inglés. El montaje se divide en 8 submurales que componen el conjunto total.

Ramos se ha encargado de los textos de la exposición y también ha realizado la leyenda del monolito, y reconoció que la ha tenido que modificar tras la polémica entre PSPV y Compromís. Por su parte, una portavoz del 15-M en València, Pepa M., lamentó que las fuerzas progresistas en el consistorio no hayan sido capaces de llegar a un acuerdo en ese tema. Tampoco entiende la postura del PSPV de llevar a pleno este desacuerdo. «Yo estuve en la plaza hace 10 años, el espíritu del 15- M era debatir, hablar y consensuar», lamentó.