El monolito en honor al 15-M y los movimientos sociales de la ciudad ya luce en la plaza del Ayuntamiento de València. Finalmente ha sido una iniciativa liderada por Compromís que no ha sido consensuada con su socio de gobierno, el PSPV. Por ello, la inauguración del tótem conmemorativo solo contó con la presencia del alcalde Joan Ribó y varios concejales de Compromís como Glòria Tello, Sergi Campillo, Carlos Galiana, Isa lozano, Pere Fuset y Lucía Beamud. Los socialistas y la oposición -PP, Ciudadanos y Vox- se esforzaron por dejar solos a la alcaldía y su grupo municipal. Sin embargo, como publicó ayer Levante-EMV, la inscripción del pequeño dolmen -cuyo texto original ha sido objeto de modificaciones- sí hace referencia a otros movimientos sociales y reivindicativos aunque tiene una mención específica para el 15M, que hoy cumple su décimo aniversario.

El coportavoz del PSPV y concejal de Hacienda, Borja Sanjuán, ya ha adelantado que su partido va a presentar una propuesta en el pleno del Ayuntamiento «para consensuar el texto» que figura en la placa metálica que se ha colocado en el monolito. «Propondremos en el pleno un homenaje a todas las realidades sociales y movimientos presentes en la ciudad», explicó. Por tanto, si se vota en el pleno y sale que hay que cambiar ese texto, habría que quitar la placa metálica y volverla hacerla nueva.

Borja Sanjuán fue muy crítico con la instalación. Se ha llevado a cabo desde «la falta de consenso» y «es un mal homenaje al 15-M, un antihomenaje». Los socialistas entienden que haber colocado este hito en la plaza del Ayuntamiento «lo que hace es empequeñecerla» porque «no representa a todos los movimientos sociales por igual».

Por su parte, el alcalde, Joan Ribó, señaló que cada uno de los concejales de la corporación «es dueño de sus actos y de sus no actos», en alusión a la ausencia de sus socios de gobierno en el acto de inauguración. A su juicio, este monolito «constituye un homenaje a todos los movimientos sociales, un reconocimiento que hacemos porque sin ellos, esta ciudad no sería igual». El motivo de ubicar la pieza en la plaza del Ayuntamiento es que este ágora es «un lugar de reunión y un espacio reivindicativo». En particular, con motivo del 15-M «la plaza del Ayuntamiento fue el epicentro de un movimiento social, masivo, transversal con gentes de edades y espectros ideológicos muy diferentes». El alcalde confesó: «nos hubiera gustado que hubieran estado todos los partidos, también los de la derecha, porque hay que recordar que Ciudadanos también nació en parte del 15-M».

Los partidos de la oposición criticaron la instalación. La portavoz del PP María José Català afirma que Ribó «ha consumado su sectarismo plantando el monolito del 15-M y renunciando a ser el alcalde de todos los valencianos». Por último, el portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, subrayó: « Ribó pretende silenciar a la mitad de los valencianos con el texto de su monolito al movimiento político del 15-M».