Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Prevén la creación de cien comunidades energéticas de barrio con paneles solares

Un convenio firmado entre el Ayuntamiento y la Fundació de l’Horta Sud facilitará experiencias colectivas para el autoconsumo de energías renovables

Vista panorámica de València, con las placas solares ubicadas en el edificio Punt de Ganxo.  | LEVANTE-EMV

Vista panorámica de València, con las placas solares ubicadas en el edificio Punt de Ganxo. | LEVANTE-EMV

Las comunidades energéticas de barrio constituyen un modelo pionero e innovador de asociacionismo alrededor de la energía. Son entidades sin ánimo de lucro, de participación abierta y con fines sociales y medioambientales, que permiten a los ciudadanos colaborar con otros ciudadanos, y con pequeñas empresas y con la administración pública, para compartir recursos energéticos renovables y fomentar hábitos y medidas de ahorro y eficiencia energética.

Ayer se firmó un convenio entre el Ayuntamiento de València, a través de la Fundación València Clima y Energía, y la Fundación Horta Sud, representada por Julio Huerta, en la Oficina de la Energía enclavada en el Barrio de Ayora, para potenciar el desarrollo de comunidades energéticas en los distintos barrios y pueblos de València. El concejal de Emergencia Climática Alejandro Ramon explicó: «Actualmente estamos inmersos en un proceso de transición energética y desde el Ayuntamiento de València pensamos que las comunidades energéticas son una muy buena herramienta para lograr este reto». No obstante, «es cierto que la mayor parte de la ciudadanía desconoce este modelo que, recordemos, consiste en un sistema asociativo entre vecinos para que puedan producir y también puedan consumir de manera autónoma su propia energía». Por eso, una de las labores más importantes que hay que hacer es dar a conocer este nuevo modelo de impulso y desarrollo de las energías renovables, que por ejemplo, en València, cuenta con incentivos como las bonificaciones en el IBI y el ICIO, o las ayudas que concede el Ivace para su montaje y puesta en marcha.

En València ya hay experiencias muy avanzadas. Una en Castellar-l’Oliveral, que consiste en la instalación de placas solares en el tejado del centro cívico, y otras dos en los barrios de Ayora y Algirós donde ciudadanos particulares se están organizando para crear esta comunidad energética, instalar los paneles fotovoltaicos y posteriormente sacarles un beneficio para el autoconsumo eléctrico. En cuanto a las sinergias entre la Fundació València Clima i Energia y la Fundació de l’Horta Sud, el primer fruto de esta colaboración ha sido el asesoramiento a las comunidades energéticas piloto que está promoviendo en la ciudad, el programa Compartim Energia Renovable, que se desarrolla en los barrios de Aiora y Algirós, y la Comunitat Energètica Local Castellar-L’Oliveral. Estas dos asociaciones, que se encuentran en fase de constitución oficial, han recibido el asesoramiento y formación de Horta Sud. Ambas asociaciones permitirán a los vecinos compartir, gestionar y aprovechar instalaciones de energía renovable compartidas y de proximidad.

A medio plazo, «se espera que la colaboración pueda facilitar el impulso de cien comunidades energéticas de barrio que busca promover el Ayuntamiento», confirman fuentes municipales. De hecho, el consistorio está elaborando un borrador con múltiples planes susceptibles de optar a los fondos europeos de reconstrucción Nexo Generación, una de cuyas líneas es precisamente el impulso de la sostenibilidad, donde se enmarcaría este plan trazado por la concejalía de Emergencia Climática y la Fundación València Clima y Energía.

Gracias al convenio firmado entre ambas entidades, la Fundació de l’Horta Sud participará en la formación de las comunidades energéticas locales en diferentes barrios y distritos de València, a través de la creación y desarrollo de entidades sin ánimo de lucro para producir, compartir y consumir energías renovables.

La institución de l’Horta Sud ofrecerá este asesoramiento con el programa escolla d’Associacions, cuyo objeto es dar respuesta a las necesidades del tejido asociativo a partir de cuatro pilares básicos: dinamización, información, formación y asesoramiento.

El concejal Alejandro Ramon subrayó que en los próximos meses «la energía fotovoltaica va a experimentar un boom muy importante». El objetivo es «formar y acompañar a los ciudadanos en estas nuevas fórmulas de autoconsumo, teniendo en cuenta que las placas solares son cada vez más eficaces y baratas», concluyó.

Compartir el artículo

stats