Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayor parte de los sintechos del asentamiento del Botánic ya tiene albergue

Al menos 15 sinhogares desalojados por las obras para construir el callejón hasta Fernando El Católico serán acogidos en albergues y pisos municipales

Detalle de algunas tiendas e infraviviendas de las ubicadas en Beato Gaspar Bono. | FRANCISCO CALABUIG

La mayor parte de la veintena de las personas sin techo que viven en el asentamiento de la calle Beato Gaspar Bono, junto al Jardín de las Hespérides y el Botánico, va a ser alojadas en albergues o viviendas del Ayuntamiento de València. Mañana, miércoles, este grupo de sinhogares, que vive en esta vía pública cercana al Jardín Botánico, tiene que abandonar la que ha sido su casa desde hace años.

Detalle de uno de los iglús del campamento ilegal. | FRANCISCO CALABUIG

Como avanzó Levante-EMV, las obras para abrir un callejón hasta la Gran Vía Fernando el Católico, son el motivo que llevó a la Policía Local a notificarles -hace un par de meses más o menos- que deben marcharse. La propia concejala de Bienestar Social Isabel Lozano visitó el «campamento» recientemente para interesarse por estas personas. El Ayuntamiento ha puesto en marcha varias soluciones para proporcionarles un alojamiento. Fuentes de la Concejalía de Bienestar Social señalan que de la veintena de personas sin hogar afectadas por el desalojo, la pasada semana entraron 7 personas en recursos habitacionales del Ayuntamiento: 3 en pisos tutelados y 4 más en albergues municipales. Entre ayer y hoy entrarán otros 8 en un albergue temporal, «para que tengan un lugar de transición y puedan ingresar en un recurso si así lo desean a lo largo de la próxima semana». Este último grupo se alojará en el Centro de Atención para Emergencia Social (CAES), en la calle Santa Cruz de Tenerife; que será abierto exprofeso para atenderlos. En estos momentos, «quedarían solo 5 personas que no quieren alojamiento en los recursos municipales de València y se van a ir a otras poblaciones o a otros puntos de la ciudad».

Por tanto, «tres cuartas partes del núcleo del Jardín de las Hespérides han aceptado los recursos ofrecidos y han iniciado un proceso de inclusión», subrayan las mismas fuentes.

También se han hecho actuaciones desde el punto de vista de la atención social, sanitaria, documental y de las prestaciones. «A varias personas con el Ingreso Mínimo Vital denegado se les ha ayudado a realizar las reclamaciones -explican- mientras otros tenían documentación caducada y se les está ayudando a ponerla en vigor», concluyen estas fuentes.

Compartir el artículo

stats