Las hordas de jóvenes que han hecho botellón este fin de semana sin toque de queda en la playa de la Malva-rosa han provocado destrozos por miles de euros en los kioscos del arenal