El Ayuntamiento de València llevará a cabo una rehabilitación integral del Parque del Gulliver, que lo mantendrá cerrado hasta que concluya esta intervención, según indicó ayer el vicealcalde de la ciudad y edil de Ecología Urbana Sergi Campillo.

El proyecto para la actuación integral «se está redactando actualmente». Como se recordará, el consistorio ordenó a principios de mayo el cierre del Gulliver horas después de su reapertura tras un periodo cerrado desde el inicio del estado de alarma por la Covid-19, en marzo de 2020, y tras haberse revisado la estructura, reparado algunos desperfectos menores y añadido piedra para amortiguar caídas. El cierre tras aquella reapertura en mayo se produjo por «incidencias» en los toboganes y por «prudencia» ante las quejas de varias familias que comunicaron incidencias relacionadas con rozaduras y picores en los niños y niñas después de utilizar la instalación. Respecto a las causas de ese cierre, Sergi Campillo ha comentado que el informe encargado a una auditoría externa «concluye que probablemente la degradación» del parque «se ha producido por parte de la radiación ultravioleta y de la humedad de los materiales empleados en la instalación, que ha provocado un afloramiento de fibras degradadas en forma de fragmentos cortos».

Campillo expuso en la comisión informativa que «la causa más probable de este fenómeno de irritación cutánea no fue» como se pensó «al principio por las reparaciones hechas durante el cierre en el periodo de estado de alarma sino más bien consecuencia de la propia evolución de la figura, que ya tiene más de 30 años y que necesita una reforma integral».