Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las excavaciones de la muralla islámica sacan a la luz más de 60 enterramientos

Está previsto que el tramo de la construcción defensiva pueda ser visitado y recorrido el próximo año

Los arqueólogos sacaron a la luz las primeras tumbas, en unos trabajos que se exhibieron hace unas semanas.  | FERNANDO BUSTAMANTE

Los arqueólogos sacaron a la luz las primeras tumbas, en unos trabajos que se exhibieron hace unas semanas. | FERNANDO BUSTAMANTE

Los vecinos de las viviendas con vistas al tramo de la muralla islámica que se está rehabilitando en la plaza del Ángel, en el barrio del Carmen, no salen de su asombro ante la cantidad de esqueletos que los arqueólogos están recuperando en las excavaciones previas a la rehabilitación en sí de la fortificación que arrancaron el pasado mes de marzo. En una reciente visita del alcalde Joan Ribó a las obras, los arqueólogos desvelaron que se habían encontrado con el cementerio de la ya desaparecida iglesia de la Santa Creu, cuyas tumbas se pensaban trasladadas al actual emplazamiento de la parroquia. Las autoridades de la ciudad prohibieron en 1805 los enterramientos en las iglesias. Sin embargo, el traslado de las tumbas al primer cementerio municipal no llegó a consumarse, al menos en la parroquia de la Santa Creu, a tenor de la cantidad de restos óseos que están saliendo a la luz en la intervención.

Además del fosar de la citada iglesia, donde se han recuperado ya decenas de cajas de restos óseos desordenados, los arqueólogos han excavado ya 60 tumbas individuales.

«Y todavía quedan más enterramientos por extraer», apuntaron fuentes del servicio de Investigación Arqueológica (SIAM) del ayuntamiento, dependiente de la Concejalía de Cultura. La ejecución del plan de la muralla, que prevé liberar y hacer visitable varios tramos de la muralla del siglo XI ocultos en patios interiores y en la propia trama urbana del barrio del Carmen, arrancó el pasado mes de mayo. Más de una década después de su aprobación por parte del Ayuntamiento y la Generalitat. De momento, es la concejalía de Cultura, con Gloria Tello al frente, la que ha asumido, sin aportaciones de la Generalitat, la intervención en el primer tramo de la muralla, que el año próximo está previsto que pueda ya ser visitado y recorrido. La ciudad, que tuvo al menos tres murallas (romana, islámica y cristiana), de las que apenas se han conservado restos aislados, recuperará así un tramo completo del lienzo de la muralla y un torreón que dentro justo de un año podrá visitarse, ser recorrido y admirarse en toda su dimensió y altura.

Una vez recuperados todos los restos óseos del cementerio de la Santa Creu, los arqueólogos podrán cuantificar el número de individuos, la edad y sexo,así como posibles causas de la muerte. En el fosar de la Santa Creu, que estuvo en uso desde el siglo XIV hasta el XIX, no se han recuperado de momento ajuares en las tumbas

Tal como informó Levante-EMV, durante las excavaciones se han encontrado también restos del patio y las cuadras de la desapareida posada del Ángel, que estuvo en funcionamiento hasta la riada de 1957. Con el avance de las actuaciones arqueológicas se espera que aparezca el foso que discurría delante de la fortificación. La intervención, con un plazo de ejecución de un año y 3,4 millones de euros de presupuesto, proporcionará un parque arqueológico abierto que incluirá además un centro de interpretación de la muralla. En la intervención está previsto recuperar los distintos elementos de la muralla (antemuro, la liza y el foso que discurría por delante de la fortificación).

Compartir el artículo

stats