Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los apartamentos turísticos dudan que el fallo del Supremo en Barcelona les afecte

Avaec confía en que el TSJ de la Comunidad les de la razón porque el plan de Ciutat Vella es «discriminatorio»

Finca adquirida para hacer apartamentos turísticos. | E. RIPOLL

Finca adquirida para hacer apartamentos turísticos. | E. RIPOLL

La Asociación de Viviendas de Alquiler para Estancias Cortas de la Comunitat Valenciana (Avaec) acogió ayer con «cautela» la sentencia del Tribunal Supremo, del pasado 2 de junio, que avala el plan urbanístico para la regulación de las viviendas de uso turístico (VUT) en la ciudad de Barcelona. Un fallo que hace valer el derecho fundamental de los vecinos a la vivienda frente a la ley del mercado y sienta precedente para los ayuntamientos que intentan, vía planes urbanísticos, limitar los apartamentos turísticos, como es el caso de València con el Plan Especial de Ciutat Vella, recurrido precisamente por Avaec.

Para las empresas valencianas de apartamentos turísticos, el recurso contra el Plan Especial de Protección (PEP) de Ciutat Vella de València, presenta «notables diferencias» en relación al plan urbanístico barcelonés que «conceden margen de apreciación a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana.

En el PEP de Ciutat Vella «encontramos un considerable déficit de motivación» con respecto a las limitaciones que se imponen a las viviendas turísticas, y «no tanto por la medida que persigue el ayuntamiento a la hora de prohibir la vivienda turística, como por la ausencia de un diagnóstico previo y objetivo». Un diagnóstico, añade Avaec a partir del cual el Ayuntamiento hubiera podido establecer varias alternativas y «medidas más proporcionadas y menos restrictivas» para la consecución de los fines que se persiguen, como se ha demostrado en otras ciudades. La asociación confía en que el Tribunal Superior de Justicia aprecie y anule aquellas normas urbanísticas desproporcionadas y discriminatorias.

Compartir el artículo

stats