Un matrimonio de turistas de origen uruguayo que se encontraba durmiendo junto a sus dos hijas menores en una autocaravana estacionada en las proximidades de la playa de la Malva-rosa se llevó un enorme susto a las cinco de la madrugada del pasado lunes al despertarse y descubrir que había un desconocido en el interior del vehículo. Por suerte, el ladrón huyó al verse descubierto sin causarles daño alguno y agentes de la Policía Local de València lograron arrestarlo tras localizarlo en las inmediaciones agazapado entre las hamacas de la arena.

El detenido, de nacionalidad iraquí, había forzado otra caravana esa misma noche en la calle Isabel de Villena de València cuando también se encontraban pernoctando en ella sus dueños. El juez de guardia ha acordado su ingreso en prisión provisional por un delito continuado de robo con fuerza en casa habitada, al equiparar las autocaravanas a un domicilio y haber vulnerado la intimidad de las víctimas del robo.

Todos los objetos y el dinero sustraído en ambos robos fue recuperado por la policía, entre otros efectos un ordenador portátil y un teléfono móvil. El ladrón trató de deshacerse de ellos para evitar su implicación arrojándolos en su huida e incluso tratando de enterrar alguno de ellos en la arena.

Los hechos ocurrieron minutos antes de las cinco de la madrugada del lunes cuando una mujer de nacionalidad uruguaya que estaba durmiendo en una autocaravana, junto a su marido y sus hijas, se despertó al escuchar unos ruidos en el interior. La víctima del robo sorprendió a un ladrón registrando unas mochilas, quien rápidamente huyó al verse descubierto llevándose consigo un ordenador portátil. El delincuente había entrado en otra caravana esa misma madrugada tras forzar las puertas de ambos vehículos con algún tipo de instrumento.