Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rotonda de la V-21 será adecentada para hacer una zona de deportes urbanos

Luego se buscaría la fórmula para construir zonas de skate, escalada, danza o parkour y poner en marcha la Torre Miramar

24

Así se encuentra la torre Miramar después de años de abandono Miguel Ángel Montesinos

El Ayuntamiento de València se ha propuesto resolver la complicada situación de la rotonda y torre mirador de la entrada a la capital por la V-21, carretera de Port Saplaya. En los últimos años ha mantenido reuniones de trabajo con el Ministerio de Fomento y, según fuentes de Alcaldía, ya hay un acuerdo para que el propio ministerio, titular todavía de las obras, se haga cargo del embellecimiento de la rotonda y elimine pasos inferiores, pasarelas y estanques, a la vez que renueve el jardín y la iluminación.

Luego, ministerio y ayuntamiento buscarían la fórmula para convertir el espacio en una zona de deportes urbanos, entre los que estaría la escalada, el parkour o el skate. Y finalmente se negociaría y aprobaría un convenio entre ambas administraciones para la reapertura y gestión de la Torre Miramar. Cuando todos esos elementos estén resueltos, el Ayuntamiento de València recepcionaría la obra, que en la actualidad sigue siendo de la Demarcación de Carreteras.

La rotonda de la V-21 será adecentada para hacer una zona de deportes urbanos |

De entrada, la Junta de Gobierno Municipal tiene previsto aprobar mañana, a propuesta de la Alcaldía, solicitar al Ministerio de Transportes y a la Demarcación de Carreteras del Estado en la Comunitat Valenciana, titular de la rotonda, la adecuación del conjunto ornamental de la Torre Miramar y su habilitación para la práctica de deportes urbanos. Según ha avanzado el alcalde, Joan Ribó, «empezamos a dar solución a un problema que València viene arrastrando desde hace treinta años en la rotonda de entrada de la V-21».

La rotonda de la V-21 será adecentada para hacer una zona de deportes urbanos | FOTOS DE MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

Ribó considera que «sencillamente estamos buscando actuaciones para hacer segura esta rotonda implementando una serie de elementos que, en estos momentos, están perjudicando seriamente esta estructura».

Para el alcalde, es necesario abordar varias cuestiones y, entre ellas enumera «el cierre y eliminación de los accesos subterráneos, el desmontaje de pasarelas inferiores de peatones, la habilitación de recorridos accesibles al estanque principal, la limpieza y eliminación de riesgos del recinto interior, el cierre de agujeros del forjado, desagües, trabajos de jardinería, poda, reposición y tierra, anulación de estanques y fondos rectangulares, un alumbrado eficiente y pasos de peatones semafóricos».

El alcalde considera que «de esta manera, y después de trabajar conjuntamente en los últimos años entre las dos administraciones, damos el primer paso para que el Ayuntamiento pueda hacerse cargo de esta rotonda de entrada que, en estos momentos, no está en manos municipales, pero que da una mala imagen en su entrada en la ciudad de València».

Así, ha remarcado el alcalde, «desde la óptica del interés público, que debe poner de nuevo en uso este espacio urbano favoreciendo la accesibilidad y el reparto equilibrado de los espacios libres en la ciudad», se considera oportuno iniciar los trámites oportunos con la Demarcación de Carreteras en la Comunitat Valenciana para hacerlo posible teniendo en cuenta los informes elaborados por los servicios municipales.

En este sentido, la Junta de Gobierno Local propondrá al Ministerio de Transportes y a la Demarcación de Carreteras de la Comunitat Valenciana que la rotonda se destine a la práctica de deportes y danzas urbanas, entre ellas el parkour, la escalada, el patinaje y el skate, entre otras. Para hacerlo posible, el gobierno local quiere celebrar un convenio de colaboración con el Ministerio para definir de forma más concreta el uso, el destino, el mantenimiento y las reparaciones de la mencionada rotonda.

44

Torre Miramar: el millonario mirador que acabó en el abandono Fotos: F.Bustamante/M.Molines/M.Ferrer/F.Montenegro/E.Ripoll

Convenio de colaboración

Se acuerda, así, tal y como ha explicado Ribó, «iniciar los trámites para un convenio de colaboración que finalice la recepción de la totalidad de la infraestructura viaria en este tramo y defina en un proyecto el resto de actuaciones y compromisos económicos y de responsabilidades entre las dos administraciones, con la excepción de la Torre Miramar que precisa de una licitación para definir el uso más apropiado, así como su gestión, reparaciones oportunas y mantenimiento en régimen de concesión».

Compartir el artículo

stats