Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Incertidumbre sobre el Parc Central y el túnel de Serrería tras la salida de Ábalos

La nueva ministra deberá ratificar el convenio de financiación del canal de acceso del Parc Central y la prolongación del túnel ferroviario en el Grao - Compás de espera para la reparación de la rotonda de la V-21 y los cuarteles de San Vicente

Playa de vías del Parc Central aún por soterrar. | LEVANTE-EMV

Playa de vías del Parc Central aún por soterrar. | LEVANTE-EMV

El cambio de titular al frente del Ministerio de Transportes con el relevo del valenciano José Luis Ábalos por la catalana Raquel Sánchez genera incertidumbre por los grandes proyectos de la capital que en los tres años de gestión del que fue concejal socialista en el «cap i casal» parecían desbloqueados, entre los que destacan las infraestructuras del Parc Central, en concreto, el canal de acceso y el túnel pasante. La obra, sin duda, más esperada por la ciudad es el canal de acceso, con 400 millones de euros de presupuesto anunciados y un compromiso de licitación de las obras a finales de este año. El canal de acceso permitirá soterrar las vías del tren y avanzar en el desarrollo de la operación urbanística del Parc Central y el bulevar García Lorca, así como en la eliminación del paso elevado de Giorgeta.

El Ministerio de Fomento con Ábalos al frente situó como «prioritaria» la construcción del canal de acceso y se comprometió a asumir la mitad del coste , aunque está pendiente la firma del convenio de financiación, por el cual las administraciones locales asumirán a partes iguales el otro 50%. Fomento y Adif asumirán, según los compromisos alcanzados hasta ahora, la financiación total del túnel pasante, que atravesará la ciudad, al considerarse una infraestructura necesaria del Corredor Mediterráneo.

Asociado al soterramiento de las vías está la ampliación de la estación provisional Joaquín Sorolla, donde el Gobierno invertirá a través del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) 33,4 millones para ampliar (hasta diez) el número de vías, los andenes y el aparcamiento.

También ligado a la solución ferroviaria de la capital valenciana está la prolongación del túnel ferroviario de Serrería, un cuello de botella por el que discurren los trenes de pasajeros y mercancías de la línea València-Tarragona. Adif licitó en 2019 el contrato, con 348.000 euros de presupuesto, para desarrollar el estudio informativo de la prolongación sur del túnel de Serrería con un plazo inicial de redacción de 24 meses en el que se barajan distintas opciones de longitud del túnel y coste.

Además de las obras ferroviarias, otro de los acuerdos que deberá en su caso ratificar la nueva ministra será el acuerdo con Demarcación de Carreteras para la adecuación del conjunto ornamental de la torre miramar y la rotonda de la V-21 que el alcalde anunció la semana pasada. La intención de Ribó es acondicionar la rotonda y destinar la torre-miramar de 45 metros , cerrada y sin uso, a la práctica de deportes urbanos. Tras varios meses de negociaciones el ministerio parecía antes de la crisis de gobierno de Sánchez dispuesto a asumir varias intervenciones, entre ellas, el cierre y eliminación de los accesos subterráneos, el desmontaje de pasarelas inferiores de peatones, la habilitación de recorridos accesibles al estanque principal, así como trabajos de jardinería, poda, reposición y tierra, anulación de estanques. Todo para que el ayuntamiento asuma la rotonda, inaugurada en 2009.

También está por ejecutar la urbanización de los antiguos cuarteles militares (Ingenieros y Artillería) de la calle San Vicente, una operación de regeneración urbana incluida en el plan estatal impulsado por Ábalos para la promoción de 100.000 viviendas de alquiler asequibles en suelos de propiedad estatal. Las obras de urbanización en los terrenos de los antiguos cuarteles de Ingenieros acaban de arrancar por parte del Sepes. Allí está prevista la construcción de casi mil viviendas asequibles (438 en Ingenieros y otras 600 en los solares de los cuarteles de Artillería).

Los terrenos de los cuarteles de la calle San Vicente son uno de los vacíos urbanos de la ciudad al que la urbanización dará solución tras décadas de degradación desde que a finales de los años noventa dejaron de tener uso militar.

Deuda de la Marina y apoyo a la movilidad

Aunque la paternidad de la condonación de la deuda de más de 400 millones de euros de la Marina de València por parte del Gobierno de Pedro Sánchez ha sido bastante disputada, la influencia del ministro valenciano, y hasta ahora hombre de confianza de Pedro Sánchez, parece innegable. La condonación de la deuda llegó tras meses de negociaciones con la aprobación del presupuesto del Estado de 2021. Sin embargo, quedan pendiente la condonación de otros 60 millones de euros de créditos vinculados al principal que el ayuntamiento también reclama al gobierno, cuya salida del Consorcio del órgano gestor se espera para dar paso a una nueva figura de gestión más ágil con presencia de las dos administraciones locales y de la Autoridad Portuaria de València, también dependiente de Transportes.

La movilidad metropolitana también ha recibido por primera vez 38 millones de euros del Estado, necesaria para desarrollar una red de transporte metropolitano y muy reclamada desde València por ser un agravio comparativo con Madrid y Barcelona.

Compartir el artículo

stats