Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tumbas de niños del asedio de Jaume I afloran junto a la muralla islámica

Los arqueólogos sacan a la luz varios enterramientos infantiles y de adolescentes que fallecieron durante el cerco de las tropas cristianas - Recuperan en buen estado el «vall cobert» y la barbacana (de casi tres metros) de la muralla islámica

Enterramientos de niños y adolescentes del siglo XIIIhallados entre la muralla y la barbacana.

Las excavaciones arqueológicas previas a la rehabilitación de la muralla islámica en la plaza del Ángel han sacado a la luz al menos una decena de enterramientos del siglo XIII, la mayoría niños y adolescentes, asociado, según las primeras hipótesis, al asedio de las tropas de Jaume I a la ciudad. Las pequeñas tumbas halladas en una zona protegida entre la muralla y la barbacana o antemural (el primer muro defensivo del recinto fortificado) muestran los esqueleto en posición de cúbito con la cabeza orientada al Este, según el rito musulmán.

Los enterramiento se encuentran a los pies de la Torre del Ángel, uno de los bastiones del monumento defensivo, y de momento se han documentado una decena, aunque no se descarta que puedan aparecer más. Los arqueólogos barajan la hipótesis de que durante el asedio de las tropas cristianas a la ciudad islámica no era posible salir de la ciudad para enterrar a los muertos, por lo que las autoridades dispusieron realizar los enterramientos adosados a la muralla, en una zona protegida entre la muralla y el antemural.

El hecho de que la mayoría de enterramientos sean de niños y adolescentes se asocia a la dureza del asedio, a la falta de abastecimiento, que hacía mella primero en la población más vulnerable.

No son los únicos enterramientos que han aparecido en esta excavación, en la que se han recuperado ya más de 150 individuos del cementerio medieval de la iglesia de la Santa Creu, que en su día se ubicaba en este punto.

Así lo explicó ayer la jefa del servicio municipal de arqueología (SIAM), Pepa Pascual, durante la visita que hizo la concejala de Cultura, Glòria Tello, a las excavaciones en el entorno de la muralla del siglo XI, cuyo primer tramo rehabilitado y con un centro de interpretación podrá visitarse dentro de un año.

En las excavaciones también se ha recuperado en buen estado el «vall cobert», considerado el primer colector de aguas residuales que tuvo la ciudad. La canalización se construyó aprovechando el foso de la muralla islámica una vez esta quedó en desuso tras la construcción de la muralla cristiana. Para evitar los malos olores el foso se cubrió con una bóveda de ladrillo.

El «vall cobert» estuvo en funcionamiento hasta que se empezó a construir el sistema de alcantarillado moderno a finales del siglo XIX. Este colector, que se ha excavado en otros puntos de la ciudad, suele aparecer colmatado de tierra de arrastre y puede llegar a tener más de 2 metros de depósito, y en él se ha recuperado gran cantidad de objetos que se han ido tirando a lo largo de los siglos.

La concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, Glòria Tello, subrayó ayer la importancia de la excavación en la muralla islámica. Tello destacó que la intervención «no para de darnos sorpresas, no para de sacar a la luz información interesantísima de nuestra ciudad y refuerza la buena idea que fue apostar por este proyecto porque podemos aclarar muchas cosas de nuestra historia»

Cerámica egipcia de reflejo dorado y vajillas de lujo

Los arqueólogos han recuperado decenas de cajas con material cerámico en las excavaciones que se están llevando a cabo desde el pasado mes de marzo en la muralla islámica del siglo XI, en la plaza del Ángel. Algunos de los fragmentos ya han sido recompuestos y pertenecen a vajillas de época islámica y también cristiana, pintada a mano con motivos vegetales y animales. Destaca la procedencia diversa de los materiales, con restos de cerámica de Mallorca, Málaga e incluso de Egipto, que se distingue por la técnica del reflejo dorado. Un variedad de materiales que da pistas sobre la actividad comercial de la ciudad.

Los arqueólogos esperan hallar más restos de cerámica en el interior del «vall cobert», una vez empiece a excavarse.



Compartir el artículo

stats