Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ultraderecha

La policía investiga el desembarco de un nuevo grupo 'ultra' en València

Se muestran abiertamente en contra de los homosexuales o los judíos, al más puro estilo neonazi

La policía investiga el desembarco de un nuevo grupo «ultra» en València

La policía investiga el desembarco de un nuevo grupo «ultra» en València

Colectivos de homosexuales, inmigrantes, hosteleros y particulares han mostrado su preocupación por el desembarco en València de un grupo de ultraderecha denominado Bastión Frontal. Su presentación «oficial» tuvo lugar el pasado 10 de julio en un local de Russafa y desde entonces se han disparado todas las alarmas en los colectivos habitualmente amenazados por el neofascismo, hasta tal punto que tanto el Cuerpo Nacional de Policía como la Policía Local de València han puesto en marcha una investigación al respecto. En unos días, además, está previsto que se celebre una reunión en la Subdelegación del Gobierno para coordinar acciones con algunos de los colectivos más preocupados.

La policía investiga el desembarco de un nuevo grupo «ultra» en València

Bastión Frontal es un grupo de ultraderecha nacido en Madrid durante la pandemia, que se identifican como «Juventud Nacionalista Combativa». El ultranacionalismo es el eje de su política, proponiendo frente a los nacionalismos su «voluntad de imperio». Pero también se muestran abiertamente en contra de los homosexuales o los judíos, al más puro estilo neonazi.

Su desembarco en València se produjo el pasado 10 de julio en un local de la calle Denia, en Russafa, alquilado durante unas horas para la ocasión, según ha podido saber este periódico. En días previos pegaron carteles por toda la ciudad y en redes sociales se presentaron con un mensaje desafiante: «Si no nos queréis, ya nos tenéis aquí».

La supuesta «catalanización» de València, «quitar a Compromís y la CUP de las calles» y convertir el 9 d’Octubre en un «día de orgullo para Valencia y España», forman parte de su peculiar ideario para la ciudad.

No es extraño, por tanto, que diferentes colectivos, principalmente de Russafa, hayan mostrado su preocupación por la llegada de este grupo ultra. Uno de los que han expresado su preocupación ha sido el colectivo Lambda, que tiene muy recientes al menos dos agresiones homófobas en la ciudad. También los hosteleros, que temen que un grupo de estas características pueda sembrar el pánico en el barrio.

Pintada saboteada de Bastión Frontalen el barrio de Marxalenes

Ambos colectivos se han dirigido oficialmente a la policía y ya se ha puesto en marcha una investigación al respecto, atendiendo también a numerosas llamadas que se han recibido en los últimos días alertando del problema que puede haber con los inmigrantes. Por el momento se cree que no tienen una sede oficial, que el acto del pasado sábado se produjo en un local alquilado por horas con personas de Madrid y de València. Al parecer se trató de una «escenificación» de su presencia en València, pero la policía destaca su «actitud desafiante», sobre todo después de haber sufrido dos agresiones fascistas en la ciudad, lo que demuestra que «el discurso del odio es muy serio».

Compartir el artículo

stats