Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El plan "Reviure" apenas capta 3 pisos particulares para alquiler social

La concejalía argumenta que aún hay varios expedientes en revisión

Promoción de vivienda pública en la Plaza de Tapinería. | G. CABALLERO

Promoción de vivienda pública en la Plaza de Tapinería. | G. CABALLERO

El Plan Reviure del Ayuntamiento de València, que invita a los ciudadanos particulares a sacar en alquiler las viviendas vacías a cambio de ayudas para reformarlas, ha vuelto a arrojar, en su segunda convocatoria, un resultado decepcionante. Apenas tres viviendas se han inscrito en este registro, un dato muy bajo que el Partido Popular interpreta como «un fracaso de Ribó y del PSOE». Desde el equipo de gobierno se asegura, no obstante, que el plan aún no ha terminado y que hay algunos expedientes que están en revisión.

El Plan Reviure del Ayuntamiento de València consiste en ofrecer a los propietarios de viviendas vacías subvenciones de hasta 25.000 euros por vivienda o hasta 75.000 por propietario (si tiene varias viviendas) para que las reformen a cambio de que las pongan en el programa de alquiler social al menos cuatro años.

En la primera edición apenas se consiguieron nueve viviendas, por lo que en la segunda edición de este plan, puesta en marcha a finales de mayo, se decidió ampliar las subvenciones (antes eran de 20.000 euros por vivienda y 60.000 por propietario) y admitir también a personas jurídicas, es decir, a empresas o grandes tenedores. Pero el resultado ha vuelto a ser decepcionante. Apenas 3 viviendas se han sumado al plan.

«Ribó y PSOE siguen fracasando en sus políticas de vivienda. Ni construyen pisos de promoción pública -cinco construidos en 6 años de Gobierno- ni en sacar al mercado de alquiler los más de 57.000 pisos vacíos en la ciudad. La segunda edición del plan Reviure, presentado por el propio alcalde hace dos años, ha vuelto a fracasar, sólo ha conseguido que salgan tres viviendas en alquiler asequible», dijo ayer el concejal del PP Juan Giner Corell, quien considera chocante que apenas se hayan conseguido tres pisos «mientras en la bolsa de demandantes de viviendas en alquiler asequible del Ayuntamiento hay en espera más de 1.500 familias».

Giner Corell ha advertido del «fracaso» del Plan Reviure del Gobierno de Ribó y PSOE y de todo su plan de vivienda de promoción pública, que tiene «un suspenso». Según recuerda, «el gobierno del Rialto que venía a rescatar personas ha sido incapaz de eliminar la pobreza de las calles, que ha aumentado en estos seis años, y también ha suspendido en hacer una política de vivienda para la gente que más lo necesita».

En el primer plan Reviure, además, se pusieron en alquiler solo nueve viviendas y «algunas de ellas no salen a precios de alquiler muy asequibles, ya que hay alquileres de hasta 718 euros y de 625 euros. Ahora, en la segunda convocatoria del Plan Reviure sólo tres viviendas se pondrán en alquiler», insistió.

A este respecto, fuentes de la Concejalía de Vivienda explicaron que el plan aún no se ha cerrado y que hay varios expedientes en revisión, lo que podría incrementar el número de 3 viviendas. Además, dijeron que el precio máximo de alquiler es de 640 euros, siendo apenas dos los pisos que superan los 700 al ser casas de 140 metros cuadrados.

El Partido Popular aprovechó estos datos para hablar también de la construcción de vivienda pública, aspecto en el que tampoco se han conseguido buenos resultados, dicen. «El Ayuntamiento anunció en 2018 la construcción de diez edificios de viviendas de promoción pública en el marco del Plan de Vivienda (2018-2021) de AUMSA. Seis edificios en Ciutat Vella y otros cuatro de mayor tamaño en Moreres y en Tarongers. Con una inversión de 26,6 millones de euros, el citado proyecto suma un total de 177 viviendas. De todas ellas, sólo se ha concluido en seis años de gobierno una promoción, la de la plaza Tapinería, con la entrega de cinco viviendas. De diez promociones, sólo ha sido capaces de acabar una», explica el edil popular.

Giner Corell ha recordado que del plan estratégico de la Vivienda 2018-2023, que tiene que ejecutar AUMSA, de las 327 viviendas públicas previstas sólo ha entregado las llaves de 5 viviendas sociales. «En seis años sólo han sido capaces de poner en marcha cinco viviendas para una ciudad como València, esto demuestra el fracaso de la política de vivienda del Gobierno de Ribó y PSOE», sentenció.

Compartir el artículo

stats