De los compromisos adquiridos en el Acuerdo Marco para la Recuperación y la Reconstrucción de la ciudad de València en el contexto pos-covid, que el Pleno aprobó el 7 de julio de 2020, el 93% se ha ejecutado o está en proceso. El documento contempla un modelo de ciudad orientado a cuatro ejes: la salud de las personas, la sostenibilidad, la reactivación económica, y los derechos sociales y la igualdad, desde una perspectiva transversal. El alcalde, Joan Ribó, informará este jueves ante el Pleno del nivel de cumplimiento de estas actuaciones un año después. “Somos la primera administración en dar cuenta globalmente sobre un acuerdo post-covid”, ha asegurado. El Ayuntamiento ha incorporado 76 millones de euros al presupuesto para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia. En 2020 se han dedicado 29,8 millones de euros a subvenciones a los diferentes sectores económicos. Este año ha habido un incremento presupuestario de 18 millones de euros y, además, se han impulsado las ayudas del Plan Resistir por importe de 28,8 millones de euros, de los que ya se han abonado 22,7 millones de euros a 9.887 personas autónomas, pymes y microempresas. En cuanto al gasto social, en 2020 se han destinado 11,7 millones de euros, y en 2021 se ha incrementado el presupuesto en 5,4 millones de euros, hasta la fecha, al bienestar de personas mayores, personas sin techo y urgencias sociales.

Ribó explicará de forma detallada en la sesión plenaria de este jueves cómo se está desarrollando cada uno de los puntos recogidos en el Acuerdo Marco para la Recuperación y Reconstrucción de la ciudad, “un pacto global logrado a través de un diálogo amplio, que fue aprobado por una amplia mayoría del Pleno”. En total, más del 90 % de las acciones previstas ya se han realizado o están en proceso de realización, lo cual refleja que “el acuerdo se está cumpliendo adecuadamente”. El alcalde ha subrayado que “el Acuerdo Marco fue el instrumento fundamental del que nos dotamos para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia” y “a lo largo de este año el Ayuntamiento de València ha trabajado en todos los frentes posibles para dar respuesta a sus impactos”. “Como gobierno municipal, es nuestra obligación dar cuenta de los grandes acuerdo adoptados, y por eso ahora, un año después, presentamos un balance detallado al pleno municipal de julio”, ha proseguido. El primer edil ha recordado que “el modelo de ciudad poscovid se orienta a la salud de las personas y la sostenibilidad como elementos transversales” y que “el bienestar y la garantía de los derechos sociales son fundamentales”, y ha señalado que el consistorio “está centrado en la activación económica de la ciudad”.

En cuanto a los elementos transversales del acuerdo, en primer lugar, Joan Ribó ha destacado “el reconocimiento a las víctimas y a todas las personas que han estado en primera línea de la lucha contra la pandemia como punto de partida para la recuperación”, y se ha referido a la declaración de pésame oficial y al homenaje que se celebró el 23 de julio del año pasado en la plaza del Ayuntamiento. El alcalde también ha resaltado las inversiones y subvenciones a lo largo de estos dos años. En el presupuesto de 2020 se incorporaron 29,8 millones de euros, de los que 11,7 millones de euros se destinaron a gastos sociales; 3,5 millones de euros, a la promoción económica y emprendimiento, y dos millones de euros, al teletrabajo. Este año se ha impulsado el Plan Resistir por importe de 28,8 millones de euros, de los que se han abonado hasta el momento más de 22,7 millones de euros a 9.987 personas autónomas, pimes y microempresas: los sectores económicos vinculados a las tradiciones valencianas y las Fallas (2,3 millones de euros), el sector del taxi (5,5 millones de euros), el sector de la cultura (4 millones de euros), el sector de las celebraciones (6 millones de euros), y la quinta convocatoria del Plan Resistir, que se puede solicitar hasta hoy mismo (7 millones de euros).

Por la parte del comercio, se han concedido un total de 2,2 millones de euros de ayudas directas al comercio, y en septiembre se lanzará la campaña de bonos al consumo, con la que se inyectará un millón de euros. En dos años las subvenciones a asociaciones festivas han alcanzado los cerca de nueve millones de euros, y la hostelería ha podido acceder a la convocatoria del programa Reactiva (5,2 millones de euros) y a otra específica para el sector de la restauración (1,6 millones de euros). Además, el primer edil ha apuntado que “se han congelado todas las tasas, impuestos y precios públicos municipales” y, aun así, la recaudación se ha incrementado un 20 % tanto en el impuesto de obras como en la tasa de obtención de licencias “a un ritmo inversor que no esperábamos hace tan solo unos meses”, lo que es “un indicador de que la actividad económica se está reactivando en la ciudad”.

Ahora bien, Ribó ha apuntado como elemento clave por la recuperación de la ciudad “el fortalecimiento de una visión metropolitana”. Por eso, ha reclamado el impulso del Plan de Acción Territorial Metropolitano de València (PATEVAL), el Plan de Movilidad Metropolitano de València (PMOME), una ley valenciana de áreas metropolitanas y la Carta de Capitalidad de València.

Equidad y derechos sociales

El eje sobre equidad y derechos sociales del Acuerdo Marco incluye 39 puntos; 36 se han realizado o están en curso de realización. El alcalde ha declarado que “la inversión en bienestar social está siendo muy significativa: 11,6 millones de euros en créditos extraordinarios en 2020 y 5,3 millones de euros de incremento en el presupuesto de 2021”. El primer edil ha incidido en “la atención ciudadana proactiva” que se ofrece desde los servicios municipales. El servicio de teleasistencia tiene previsto ampliar el número de personas atendidas y se crearán tres nuevos centros municipales de servicios sociales más: en el Cabanyal, de próxima apertura, y en Benicalap y Russafa, en período de obras en estos momentos. “Esto nos está permitiendo avanzar en un nuevo modelo de funcionamiento”.

En cuanto a las personas mayores, ha expuesto el primer edil, se han adoptado las medidas necesarias para ampliar el servicio de teleasistencia, ayuda a domicilio y menjar a casa durante la pandemia, y se han ofrecido servicios de atención domiciliaria por vía telefónica durante el primer período de confinamiento. Asimismo, se ha ampliado el contrato de teleasistencia mediante el que se obtendrán 900 terminales más, “acabando así con la lista de espera actual”. “De esta manera se aumenta el número de personas a las que el consistorio atiende y se llegará hasta un total de 6.900”, ha detallado Ribó, quien se ha referido al Plan Convivint de la Generalitat 2021-2025, que tiene previsto la construcción de una residencia en el barrio de Montolivet, un centro de día en el barrio de Malilla y un centro intergeneracional en Benimàmet.

Reactivación económica

Dentro del eje sobre reactivación económica, se ha avanzado significativamente en 33 de los 36 acuerdos contemplados. La infraestructura para la reconstrucción se ha materializado a través de un panel de seguimiento económico y social para seguir el impacto de la crisis; la compra pública de innovación, y la creación de la Oficina Reactiva para atender cualquier consulta sobre las ayudas del Plan Resistir. Ribó ha incidido en el nuevo Pacto por la Ocupación de la Ciudad de València que se firmará este viernes, y en “la planificación e implementación de varios programas”, entre los que se encuentran Missions València 2030, “un llamamiento institucional a todos los sectores económicos de la ciudad para reorientarse hacia un modelo neutro en carbono por su eficiencia y competitividad”, o Avalua·lab, para el diseño y test de políticas públicas con acciones de "big data".

Desde la Oficina de Proyectos Europeos, ha continuado el regidor, se han obtenido más de nueve millones de euros de ayudas para proyectos. Aparte, se han solicitado ayudas por valor de 6,5 millones de euros para mejorar la eficiencia energética, y se ha preparado la cartera de proyectos para recibir los fondos de recuperación de la Unión Europea Next Generation, que suponen 1.290 millones de euros en proyectos para concurrir a las convocatorias europeas que se abrirán en breve. La digitalización y eficiencia de la administración es otro de los asuntos incluidos en el Acuerdo Marco. Con el fin de disponer de un sistema de información que agilice la tramitación de las licencias de actividades y obras, se ha iniciado el Registro de Actividades y Obras (RAYO), y un proyecto para digitalizar los expedientas en papel del archivo de actividades y obras. Ribó ha afirmado que más de la mitad de las instancias administrativas que se registran en el Ayuntamiento de València se hacen ya por Sede Electrónica “en un crecimiento exponencial”, y ya se están tramitando expedientes a través de entidades colaboradoras externas (ECUVs y Oques), que permiten agilizar también la gestión de licencias.

Joan Ribó ha destacado que “se ha trabajado para mantener la capacidad financiera del Ayuntamiento”. Así, el Pleno ha reclamado al gobierno de España el IVA desde diciembre de 2017 y que las entidades locales participen en la gestión de los fondos Next Generation. Por otro lado, ha indicado el alcalde, el gobierno central suspendió las reglas fiscales a todas las administraciones para el 2020 y el 2021, lo que hace posible que los ayuntamientos puedan disponer de los remanentes de tesorería durante dos años. Además, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana traspasará a la EMT 18,21 millones de euros en concepto de ayudas.

Una ciudad sostenible y saludable

En relación al eje alrededor de la salud y la sostenibilidad, 28 de los 29 acuerdos ya se han puesto en marcha. Entre ellos, varios instrumentos para la prevención y control de brotes, como el sistema para detectar la presencia de la covid-19 en las aguas residuales, la comisión de seguimiento con la Generalitat para prevenir situaciones de riesgo en los distritos o el trabajo específico con familias en vivienda precaria. Además, el alcalde ha puesto de relieve que el consistorio está trabajando en la implantación de una zona de bajas emisiones mediante sistemas inteligentes de tráfico, con el objetivo de gestionar el conjunto de la movilidad con parámetros ambientales, y tiene previsto instalar dos estaciones de control de la contaminación más en la Olivereta y Patraix. En cuanto al planeamiento urbanístico, se apuesta por la “ciudad de los 15 minutos” y por proyectos que recuperen el espacio público para los peatones, como el de acondicionamiento de los accesos a los centros educativos o el de “València, ciudad de plazas”, del cual son ejemplos las plazas del Ayuntamiento, de la Reina, de la Ciudad de Brujas o del Mercado, en Ciutat Vella. El alcalde también ha aludido a la renaturalización de la ciudad, gracias al Plan Verde y de la Biodiversidad, que contempla 15 intervenciones en ejecución o previstas este año, como el Corredor verde-azul en Benicalap, y al Plan de agriculturas urbanas.