Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos piden soluciones ante el aumento de chabolas en el circuito de Fórmula 1

El asentamiento del PAI de la F1 crece y suma ya 50 personas, casi todos inmigrantes de origen saharaui Los vecinos piden un corredor peatonal para conectar Natzaret con el Grao - Los servicios sociales municipales les asesoran en materia laboral y sanitaria

El PAI de Juan Verdeguer con las chabolas del circuito de Fórmula 1 al  fondo.  | M.A.MONTESINOS.

El PAI de Juan Verdeguer con las chabolas del circuito de Fórmula 1 al fondo. | M.A.MONTESINOS.

El asentamiento de chabolas ubicado en el abandonado circuito de la Fórmula 1 sobresale a espaldas del PAI del Camino Hondo del Grao, en Juan Verdeguer, cuya urbanización, con nuevas zonas verdes, mobiliario y alumbrado, está a punto de finalizar. El asentamiento chabolista, en el que malviven en condiciones precarias y de insalubridad, alrededor de medio centenar de personas, en su mayoría hombres de nacionalidad saharaui, no para de crecer, aseguran los vecinos. El Ayuntamiento de València, a través de los técnicos del centro de servicios sociales de Natzaret, ha llevado a cabo varias acciones de mediación con las personas del asentamiento a las que a finales de 2019 se incluyó en el censo de vivienda precaria, a través del cual se intenta dar una solución habitacional. Servicios sociales ha llevado a cabo varias acciones en este asentamiento. Ha dado asesoramiento en materia laboral y de acceso al sistema sanitario y a la renta de inclusión, además de explicar las medidas preventivas por la covid-19.

Los vecinos del Grau-Port reclaman al ayuntamiento una solución para estas personas, que llevan ya varios años viviendo en chabolas y que siguen sin una solución.

Los terrenos del circuito de F1, que llevan pendientes de desarrollarse varios años en espera de la prolongación del túnel ferroviario de Serrería, están vallados y sin uso desde la celebración del último gran premio hace nueve años. El aislamiento y la tranquilidad parecen atraer cada vez a más personas al asentamiento donde viven muchos temporeros.

La mayoría de las personas que viven en el asentamiento del PAI del Grao tiene permiso de residencia y trabajo, puesto que algunos trabajan de manera puntual como temporeros agrícolas en la recogida de fruta en València y alrededores, explicaron ayer fuentes de la Concejalía de Servicios Sociales.

La Asociación de Vecinos del Grau-Port asegura que las personas que viven en el asentamiento chabolista del Grao, en los terrenos del millonario circuito de la F1, que la Generalitat todavía está pagando, no generan problemas de convivencia, sin embargo, insisten en que el ayuntamiento debe darles una solución. «Solo el hecho de que exista es preocupante», destacó el vicepresidente de la asociación, Vicent Martínez.

Los vecinos reclaman igualmente que se mejoren las conexiones entre los barrios de Natzaret y el Grao aprovechando la finalización de las obras de urbanización del PAI del Camino Hondo del Grao, donde en breve podrán empezar a construirse nuevas promociones y donde se anuncia además la rehabilitación de las naves industriales pendientes de uso. Los vecinos instan al ayuntamiento a crear un corredor peatonal que una Natzaret y el nuevo barrio de las Moreras, donde la construcción de nuevos edificios residenciales ha vuelto a coger ritmo, con el Grao, aprovechando la infrautilizada pasarela del Cuc de Llum. Este puente, construido para la F1, fue rehabilitado recientemente pero sigue sin apenas uso porque el circuito sigue vallado.

Compartir el artículo

stats