Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La oposición enfría el balance optimista de Ribó sobre la reconstrucción

«No lo hemos hecho malamente», responde Ribó

Joan Ribó durante sus declaraciones anteriores al pleno. | LEVANTE-EMV

Joan Ribó durante sus declaraciones anteriores al pleno. | LEVANTE-EMV

El balance que el alcalde de València, Joan Ribó, hizo del Acuerdo para la Recuperación y la Reconstrucción de València, cuyos objetivos dijo haber cumplido al 93% un año después de su aprobación, no fue compartido ayer por los grupos de la oposición, incluidos PP y Ciudadanos, que le dieron su apoyo hace ahora un año. Según dijeron, esa nota «no se corresponde con la realidad» y desde luego «no es para ponerse matrícula de honor».

El alcalde quiso validar su trabajo ante la corporación presentando ante el pleno el balance del plan aprobado hace ahora un año con el apoyo de PP y Ciudadanos y la única negativa de Vox. De hecho, recordó que es la primera administración que da cuenta de su actuación en este sentido.

Según dijo, en este año se han realizado o están en marcha el 93% de las 113 medidas aprobadas, con 76 millones dedicados directamente a paliar los efectos económicos de la pandemia; un incremento de 5,3 millones en el presupuesto de servicios sociales, que el año pasado ya fue de 11,6 millones; una cartera de proyectos para los fondos europeos Next Generation; la recuperación de los 8,5 millones del IVA atrasado de 2017, o los 18 que ha ingresado la EMT de los fondos estatales para el transporte.

Ribó admitió que la pandemia aún no ha terminado y que hay asuntos como la visión metropolitana de la ciudad que no se han resuelto todavía, pero cree que se ha trabajado bien y apeló al mantenimiento del consenso que se produjo cuando se aprobó el Plan de Reconstrucción.

La oposición, sin embargo, es mucho menos optimista. Nadie habló de romper el pacto, pero todos denunciaron el excesivo optimismo del alcalde. El PP habló incluso de «fracaso» y Vox calificó el balance de Ribó como un acto de «onanismo político».

La portavoz popular María José Ferrer San Segundo recordó que su grupo firmó aquel acuerdo de reconstrucción por el contexto y por responsabilidad, «pero su tono exultante -le dijo a Ribó- es más parecido a un mitin que a la realidad». Según su balance, en este tiempo no se han bajado los impuestos y la ejecución presupuestaria es muy corta; no se ha construido vivienda pública, la ciudad 15 minutos no existe y la ayuda más destacada ha sido para el congreso de UGT. Es más, aseguró que el homenaje a las víctimas se hizo a propuesta del PP.

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Giner, cuantificó, por su parte, en 57 el número de proyectos ejecutados y solo admitió cierto éxito en las ayudas directas a autónomos y Pymes, una iniciativa, al igual que el cheque escolar, pactada con su grupo en los presupuestos generales.

Tras estas críticas, Ribó volvió a destacar el trabajo realizado y el consenso, para acabar recalcando que el trabajo «no se ha hecho malamente».

Compartir el artículo

stats