Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La conselleria ofrece a los 50 desahuciados de la Cruz Coberta irse a otros pueblos

Cubren el barrio con pancartas reivindicativas

El Ayuntamiento ordena desalojar dos fincas por riesgo de derrumbe J. M. López / A. Iranzo

«Las familias se organizan» o «Los barrios se defienden» son algunas de las pancartas reivindicativas que los vecinos del barrio de la Creu Coberta han colgado en los balcones de los dos edificios que se van a desalojar el próximo lunes por peligro de derrumbe.

Desde el pasado lunes, día en que recibieron la notificación en la que se les daba 72 horas para abandonar las viviendas, el sindicato de barrio «Construyendo Malilla» se ha volcado con este problema. Ayer, vecinos y miembros de esta asociación se reunieron para exponer la situación en la que se encuentran actualmente tras prorrogar el desalojo hasta el próximo lunes, 2 de agosto.

Tania Rubin, una de las vecinas afectadas, ha señalado que «en menos de una semana no tenemos tiempo para encontrar una alternativa habitacional». Ha explicado que «aquí hemos vivido tres generaciones» y ha calificado que una reunión con el consistorio sería lo «más positivo».

El portavoz del sindicato, Jesús Cloquell, destacó que «el Ayuntamiento de València debería comprender la situación», ya que «las soluciones que nos están dando no son viables». Cloquell ha explicado que la Conselleria de Vivienda les ha ofrecido una vivienda social en otro municipio porque «nos dicen que no tienen ninguna en la ciudad» o adherirse al Programa Reviure en localidades rurales, en las que «les ofrecerían un alquiler asequible y un puesto de trabajo temporal». Algunos vecinos han denunciado la dificultad de desplazarse a otros lugares, puesto que no disponen de vehículos propios.

«Pedimos a servicios sociales y a las concejalías de Vivienda y Urbanismo un trabajo coordinado porque parece que estamos en una guerra», ha recalcado. Además, ha explicado que «hay que tener en cuenta los recuerdos de la gente que vive en estas viviendas y el patrimonio cultural», y ha afirmado que «nos echaríamos las manos en la cabeza si esto ocurriera en el Cabanyal». Además, desde el sindicato han reiterado que «existen intereses económicos detrás de este desalojo como ha ocurrido en otros barrios como Malilla o Orriols».

Por eso, vecinos y sindicatos han pedido «el máximo apoyo y solidaridad» para el lunes.

Compartir el artículo

stats