Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alta tecnología para restaurar los célebres ángeles músicos

Los restauradores utilizan rayos infrarrojos y rayos X para averiguar qué tipo de afloración salina está dañando los frescos descubiertos en 2004 en la bóveda de la catedral

Alta tecnología para restaurar los célebres ángeles músicos

Alta tecnología para restaurar los célebres ángeles músicos

El equipo multidisciplinar de especialistas que está estudiando el origen de las afecciones de los frescos renacentistas de los ángeles músicos de la bóveda de la Catedral de València está empleando una «metodología actual» basada en última tecnología de infrarrojos y rayos X que determinará «qué tipo de afloración salina hay en las pinturas, en qué  zonas y en qué cantidad», según indica el restaurador del equipo, Javier Catalá.

Alta tecnología para restaurar los célebres ángeles músicos

«Nos encontramos ahora en la fase de investigación, intentando valorar y descubrir la problemática que afecta a las pinturas murales, que fueron restauradas en 2004 tras su hallazgo, y, en las que, tras todos estos años, han aparecido sales en algunos puntos concretos y en mayor cantidad de la que se podía esperar», afirma Catalá.

Alta tecnología para restaurar los célebres ángeles músicos

Tras todas las conclusiones del estudio, se realizará una propuesta de intervención, que tendrá que ser valorada y aprobada por la Conselleria de Cultura.

Las primeras muestras de sales ya se han enviado al laboratorio para ser analizadas. Así, según señala también el arquitecto de la Catedral y coordinador de los trabajos, Salvador Vila, «hemos tomado ya muchas muestras y hemos hecho algunos análisis «in situ»». Ahora, en sus palabras, «estamos a la espera de que el laboratorio nos dé resultados para ir sacando conclusiones y, posteriormente, hacer un proyecto de restauración de todo el conjunto».

Además, Vila reconoce que «vamos a averiguar de las 24 perforaciones o huecos que tiene toda la plementería de la bóveda desde que se creó, con las ventilaciones góticas, antiguos huecos de ventanas, y antiguas bajantes que hoy están tapadas, cómo son los conductos y en qué estado se encuentran».

Por otro lado, recalca que ahora están estudiando «cómo afecta la porosidad de la piedra de la fachada a las pinturas y las sales que pueden estar metidas dentro del relleno de las plementerías, porque hay que pensar que debajo de lo que vemos curvo no es una cámara, sino que está relleno de argamasa a base de mortero de cal, incluso suele haber rellenos de cerámica como era habitual en toda la Corona de Aragón en el siglo XIII».

Asimismo, el equipo técnico está realizando una investigación a nivel fotográfico «con todo detalle» para comparar y ver la diferencia de las pinturas desde que fueron halladas hasta el momento actual.

En este sentido, elaboran mapas numerados de la superficie de los frescos para situar los daños.

Para poder desarrollar los trabajos, la Catedral de València instaló una plataforma flotante en la parte alta del presbiterio, instalada con vigas que entran por los ventanales, y sujetadas desde los andamios exteriores. En ellas, los especialistas han colocado varios focos de luz que iluminan los frescos, ventiladores para aliviar el calor y varias mesas y atriles con los mapas numerados de la superficie de los frescos con todo detalle para situar los daños.

El equipo que trabaja en el proyecto está formado por un grupo de jóvenes restauradores de la Facultad de Bellas Artes y físicos de la Universidad Politécnica de València que están analizando este «tesoro artístico».

Precisamente, el canónigo conservador del Patrimonio Artístico de la Catedral y director de su Museo, José Verdeguer, resalta la importancia y calidad de estas pinturas, en las que «hay cantidad de detalles pintados muy pequeños, con excelencia, a pesar de que nunca se iban a poder apreciar desde el suelo» y, en este sentido, añade que «pintaban para gloria de Dios y no solo para que lo vieran los fieles».

Por ello, «un tesoro así hay que cuidarlo continuamente». De ahí que, ante los problemas aparecidos, «la Catedral haya emprendido estos trabajos, que están íntegramente sufragados con fondos propios».

La intervención se está desarrollando tanto en el interior del presbiterio, desde la plataforma flotante, como desde el exterior, en donde se han colocado andamios y una sobrecubierta metálica.

Los frescos de los ángeles músicos son pinturas de la segunda mitad del siglo XV, realizadas por los artistas italianos Francesco Pagano y Paolo de San Leocadio en la primera bóveda gótica de la Catedral y fueron hallados el 22 de junio de 2004 durante las obras de restauración del altar mayor de la Seo, después de permanecer más de 300 años ocultos tras la bóveda barroca que fue retirada.

El equipo multidisciplinar está trabajando en la fase de investigación para estudiar y valorar el problema que afecta a las pinturas murales de la catedral de València a través de una metodología basada en los últimos avances tecnológicos.

Compartir el artículo

stats