Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El proyecto frustrado de hotel bioclimático para el Sidi Saler

Ribó rechaza tras dos años de trámites una inversión de 6,5 millones para mejorar la integración ambiental del hotel como se hizo en el Parador

Fachada trasera, recayente al mar, del Sidi según el proyecto de Divarian y Coral. | LEVANTE-EMV

Fachada trasera, recayente al mar, del Sidi según el proyecto de Divarian y Coral. | LEVANTE-EMV

El proyecto básico de regeneración del hotel Sidi Saler que presentaron Coral Homes (Caixabank) y Divarian (BBVA) en septiembre de 2019 al Ayuntamiento de València con el objeto de reactivar la infraestructura y que la Concejalía de Actividades ha rechazado, después de casi dos años de tramitación, contempla la reconversión del hace años hotel de lujo en un edificio bioclimático que mejoraría su integración paisajística en el Parque Natural de la Devesa. El proyecto básico de reforma del hotel al que ha tenido acceso este diario prevé una inversión de 6.5 millones de euros en la adaptación del hotel. La reforma, aduce la propiedad, «es una opción más sostenible que el abandono y derribo» del edificio de seis alturas ubicado en primera línea de playa. La demolición del hotel, cerrado desde hace una década tras quedar dentro de la línea de deslinde de Costas y pasar el suelo a propiedad del Estado, costaría cuatro millones de euros, según estiman los promotores.

Recreación de la fachada principal propuesta para el Sidi. | B&E

Seis alturas

La frustrada propuesta de renovación e integración ambiental del hotel de Coral Homes y Divarian defiende la reedificación del hotel en sus seis alturas, algo que rechaza el equipo de gobierno del alcalde, Joan Ribó, que ha declarado fuera de ordenación sustantiva el edificio y partidario del derribo y la regeneración del cordón dunar.

El proyecto básico para reformar el hotel, una propuesta similar a la que en su día se llevó a cabo en el Parador del Saler, también ubicado en primera línea del parque pero este fuera de la zona del deslinde, no ha sido aceptado por el actual gobierno municipal de Compromís y PSPV. Tras un requerimiento del Ministerio de Transición Ecológica del pasado mes de mayo para que se pronunciase en relación a la licencia y reforma del hotel, el servicio de Actividades, tal como informó este diario, ha resuelto denegando la licencia de obras y ambiental y anuncia el inicio de un nuevo expediente de caducidad de la licencia de actividad, tras un primer intento fallido, argumentando que el hotel lleva años sin actividad.

El proyecto básico de renovación del hotel con 260 habitaciones, del despacho Barcos y Enriquez Arquitectos, apunta que la reconstrucción del edificio es una «oportunidad de desarrollo sostenible desde el punto de vista ecológico, social y económico».

Vandalismo y ocupación

Para reducir su afección ambiental por estar en primera línea de playa y sobre el cordón dunar los arquitectos plantean un proyecto basado en el uso de energías renovables, materiales naturales y el ahorro energético, con la instalación de paneles solares y el aprovechamiento de los vientos y otros sistemas pasivos, como fachadas ventiladas separadas del cuerpo principal, cubiertas vegetales, revestimientos de madera en fachadas, celosías y pavimentos y fachadas vegetales en los frentes de balcones y terrazas con especies vegetales de bajo mantenimiento.

Los autores del proyecto de reforma defienden que en el Sidi se podría llevar a cabo una actuación «pionera en sostenibilidad en el sector turístico de la Comunitat Valenciana». «El hotel existe y su abandono no es la opción de menor impacto», insisten. Advierten de que si se abandona el hotel se convertiría en «un foco de problemas por vandalización y ocupación ilegal». «Una tarjeta de presentación en primera línea de playa no deseable», advierten.

El Sidi Saler, un hotel en ruinas en un lugar excepcional Marga Vázquez

Compartir el artículo

stats