Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clamor en Ciutat Vella contra los actos vandálicos en los edificios históricos

Los propietarios del Palau dels Mercader exigen multas tras aparecer nuevos grafitis en su puerta

7

Las pintadas en el portón de entrada del Palau dels Mercader Miguel Ángel Montesinos

«No son actos vandálicos, son actos delictivos», resume César Guardeño desde el Círculo en Defensa del Patrimonio. El portavoz de la organización que vela por el mantenimiento del patrimonio cultural valenciano se refiere así a las pintadas que han aparecido en la puerta del Palau dels Mercader, en el corazón de la Ciutat Vella y que alberga la sede de Cooperatives Agroalimentàries de la Comunitat.

Unos grafitis de color rojo y amarillo que «atentan de forma indiscriminada contra el patrimonio de todos los valencianos». En este caso, contra un emblemático edificio datado del siglo XIII y propiedad de la cooperativa Caballeros 26 (gestionada por la Unión Territorial de Cooperativas del Campo de Valencia, Uteco-Valencia) que desde febrero de 2020 está protegido en el ámbito del Plan Especial de Protección de Ciutat Vella como un edificio de gran valor artístico. La casa de la familia Mercader, que, tal como explican desde las cooperativas agroalimentarias de la Comunitat, acompañaron a Jaume I el 9 de octubre de 1238 cuando flanqueó las puertas de Valencia y conquistó la ciudad, es sede de anécdotas históricas, como el lugar donde posiblemente la corte real firmó el préstamo de 1.140.000 maravedíes a la Corona con el que se financió parte del viaje de Colón que desembocó en el descubrimiento de América. Además, durante la Guerra Civil, cuando el Gobierno republicano se trasladó a València, el Palau dels Mercaders acogió la sede del Ministerio de Justicia, según explican en la página de la cooperativa.

Tras años de abandono, los actuales propietarios adquirieron el espacio, que sirve como sede de las cooperativas agroalimentarias. «En cuanto vimos las pintadas lo denunciamos, no puede ser que esto quede así», explican desde la entidad propietaria. Ahora, dicen, repararán la majestuosa puerta para que, en la medida de lo posible, recupere su aspecto original. «No es la primera vez que sufrimos ataques de este tipo y no se pueden tolerar», apuntan a este periódico las mismas fuentes.

El Palau dels Mercader no es el único lugar icónico que ha sido víctima de actos vandálicos. Según César Guardeño, en este último mes han aparecido nuevas pintadas en distintos puntos protegidos por su relevancia que se consuman, en su gran mayoría, de noche. En los monumentos de la calle Caballeros han ido sucediéndose de forma progresiva en las últimas semanas. Asimismo, también han sido atacadas las taquillas del Palacio del Real de Viveros, ciertos puntos de los puentes históricos, concretamente el de San José y el Palacio de Pinedo, en la plaza del Carmen, cuya fachada ha sido arreglada recientemente, según apuntan las mismas fuentes.

Multar a los responsables

Ante todas estas agresiones, desde el Círculo en Defensa del Patrimonio son contundentes: «tienen que tratarse desde el punto de vista penal, ser perseguidas y puestas a disposición de la justicia, no pueden quedar impunes». Algo que, en su opinión, requiere de la actuación de las administraciones públicas. «No están haciendo lo suficiente», dice. «No basta con campañas de concienciación y cámaras —que dudo estén encendidas— hay que perseguir penalmente a los responsables». Aunque reconoce Guardeño que las campañas «son necesarias», «no bastan». Para él, es esencial que haya sanciones. «Si no es así, la sensación es de impunidad absoluta y eso no aporta soluciones, sino más problemas». Por eso, el Círculo en Defensa del Patrimonio pide «vigilancia e interés», que se le de la importancia «necesaria». «Al denunciar estos ataques se pasan el balón, en vez de coordinarse y actuar», critica.

Por otra parte, y desde hace unos años, el céntrico edificio del Palau dels Mercader forma parte de la ruta de los nueve palacios para la festividad del 9 de Octubre junto al Palau de la Generalitat, el Palau dels Borja, el Palau de Batlia, el Palau del Marqués de Scala, el Palau de Fuentehermosa, el Palau dels Alimiralls, el Palau dels Catalá de Valeriola y el Palau dels Malferits por su gran valor patrimonial.

Compartir el artículo

stats