Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los 50 vecinos de la Creu Coberta tendrán una alternativa habitacional

Las instituciones estudiarán cada caso concreto para ofrecerles soluciones

Algunos vecinos del barrio de la Creu Coberta durante el intento de desalojo del pasado lunes.  | M.A. MONTESINOS

Algunos vecinos del barrio de la Creu Coberta durante el intento de desalojo del pasado lunes. | M.A. MONTESINOS

«No hay peor sensación que vivir con el miedo de no saber qué va a pasar, ya que todavía no tenemos una alternativa concreta donde irnos a vivir». Carmen, una de las vecinas del barrio de la Creu Coberta, ha explicado a Levante-EMV que, aunque saben que no se van a quedar en la calle, «estamos nerviosos porque cada familia se encuentra en una situación distinta». Esta mujer vive junto a otros siete miembros de su familia en uno de los dos edificios del barrio de la Creu Coberta que iban a ser desalojados el pasado lunes por peligro de ruina inminente. Estos vecinos, que debían abandonar su vivienda de manera definitiva el próximo jueves 12 de agosto, tendrán una alternativa habitacional.

La concejala de Vivienda y Servicios Sociales Isabel Lozano, se reunió ayer con la directora general de Emergencia Habitacional ,Pura Peris; el secretario autonómico de la Conselleria de Vivienda Alejandro Aguilar; responsables de la Conselleria de Igualdad, miembros de la Casa de la Caridad y de San Juan de Dios, técnicos municipales y autonómicos y representantes de «Construyendo Malilla» para tratar el caso.

Desde las distintas entidades se estudiará la situación en la que se encuentran las diferentes familias para ofrecerles una alternativa habitacional. Entre las opciones estudiadas, se ofertarán alquileres en la ciudad acompañados de ayudas económicas, alquileres sociales en el área metropolitana de València o la opción de acceder a pisos compartidos.

La movilización vecinal paraliza los desahucios de la Creu Cuberta M.A.Montesinos

Lozano ha explicado: «Hemos llegado a conclusiones sobre los recursos más adecuados para cada caso y ahora vamos a contrastarlos con las diferentes familias». «El objetivo es que estas personas tengan una alternativa adecuada que no sea peor que la que están viviendo en estos momentos», ha añadido. La concejala ha recalcado que actualmente «hay 23 personas pertenecientes a 9 familias, de las cuales 6, cobran la Renta Valenciana de Inclusión, dos pensiones no contributivas y una ha llegado recientemente». Además, se gestionarán ayudas económicas al alquiler para todas ellas.

El sindicato de barrio «Construyendo Malilla» ha agradecido la implicación de las administraciones, aunque han lamentado que «deberán abandonar el barrio en el que habían creado su vida y tenían amistades». Han recordado que muchos de los afectados son ciudadanos rumanos, que ya «migraron una vez».

Compartir el artículo

stats