La viceportavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia María José Ferrer San Segundo ha pedido para el barrio de Orriols «un plan serio, y no ocurrencias, en el que se aborde, de inmediato, la problemática principal del barrio cada vez más grave, que es la inseguridad, porque las peleas, los robos y las amenazas se suceden, no hay más que leer las páginas de sucesos para encontrar alguno a diario».

Además, a esto se suma «la absoluta falta de limpieza de las calles donde se acumula la basura en los alcorques de los árboles. En muchas ocaciones donde hay inseguridad y desprotección pública se potencia también la falta de civismo de algunos y los vecinos no merecen sufrir ninguna de las dos situaciones. No hay más que ir al barrio para constatarlo», ha lamentado. «Lo que suena a broma, o más bien engaño para buscar desesperadamente la exculpación, es oír decir al concejal socialista de Policía, Aaron Cano, que el problema del barrio son las viviendas vacías de ‘grandes propietarios, cuando hace un par de días desgraciadamente conocimos el presunto intento de homicidio en Orriols por parte del dueño de un perro atropellado y sus allegados a un conductor tras el accidente». Por lo que se explicó los efectivos de policía no eran suficientes y tuvieron que ser ayudados por los vigilantes de seguridad del estadio del Levante UD para poder controlar la situación, lamenta el PP.