Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los restos arqueológicos y los daños del párking retrasan las obras de la plaza de la Reina

Grezzi ordena continuar «provisionalmente» con los trabajos para no perder una subvención europea ni perjudicar al comercio

La plaza de la Reina está en obras desde el pasado mes de abril. | M.A M.

El hallazgo arqueológico de una posible muralla tardorromana o visigoda sumado al deterioro por oxidación en la estructura del aparcamiento subterráneo de la plaza de la Reina no previstos en el proyecto inicial han ralentizado las obras de reurbanización de este monumental espacio, cerrado al tránsito desde el pasado mes de abril. Los imprevistos han obligado al concejal de Movilidad, Giuseppe Grezzi a autorizar, tras varias semanas de debate y recopilación de informes técnicos, una modificación del contrato de obras valorado en 1,6 millones de euros, que elevará el coste de las obras a 12,3 millones de euros (IVA incluido) y que supone un primer sobrecoste de 600.000 euros sobre el presupuesto de inicial licitación (11,7 millones de euros).

La aprobación de la modificación del proyecto recibió luz verde el pasado jueves, coincidiendo con la semana en la que Giuseppe Grezzi ha ejercido de alcalde accidental, y supondrá un retraso en los plazos de finalización de las obras, que la Concejalía de Movilidad, en manos de Compromís, no quiso precisar ayer. La delegación de Grezzi asume así este primer sobrecoste en la reurbanización de la plaza y un más que probable retraso en los plazos de finalización de las obras,que seguirán adelante de manera «provisional». El retraso en los plazos de entrega de la obra, que debería estar terminada en abril de 2022 «no será significativo», recalcaron ayer en la concejalía de Movilidad, que insistió en que las obras no se paralizan.

La reforma de la plaza, dirigida por el arquitecto José María Tomás, se adjudicó en octubre de 2020 a la UTE Edifesa-Collosa. La contratista solicitó en julio la modificación del proyecto tras constatar un mayor deterioro en la estructura del aparcamiento del previsto inicialmente.

La Concejalía de Movilidad acepta la modificación del proyecto pero evita suspender las obras argumentando «el grave perjuicio socio-cultural, económico y de movilidad que supondría».

Movilidad advierte de que la paralización de las obras pondría en peligro la subvención de los fondos europeos del programa IDAE concedida el pasado mes de abril por 3,3 millones euros, ya que el plazo máximo para acabar las intervenciones acogidas a la convocatoria es el 31 de junio de 2023.

La suspensión de las obras supondría además un perjuicio sociocultural porque en esta monumental plaza tienen lugar «numerosos actos arraigados en la tradición como la plantà de la falla del Tio Pep, la Ofrenda de la Mare de Deu y la procesión del Corpus».

Movilidad aduce que en el entorno de la plaza de la Reina existen 49 establecimientos comerciales tradicionales y que «la paralización o prolongación excesiva de los trabajos supondrían un perjuicio evidente por su afección a la actividad social y económica»

«La continuidad y agilidad en la ejecución de las obras del aparcamiento es igualmente una necesidad colectiva de movilidad sostenible para la ciudad», destaca el informe de la delegación de Giuseppe Grezzi.

Movilidad ordena así la «continuación provisional» de las obras mientras se revisa el proyecto constructivo, que podría tardar hasta ocho meses, para resolver los problemas estructurales en el aparcamiento y se llevan a cabo excavaciones arqueológicas en las que se tratará de documentar en su máxima extensión los gruesos muros de sillares del siglo V que han salido junto a la puerta de los Hierros de la Catedral.

El modificado de la obra del aparcamiento incluye un incremento de las pruebas y ensayos de evaluación estructural, la ampliación de la rehabilitación y el refuerzo de las canalizaciones.

Compartir el artículo

stats